Hacia la persecución política en Nicaragua: Un análisis del cambiante perfil migratorio

18 de Noviembre de 2021
Hacia la persecución política en Nicaragua: Un análisis del cambiante perfil migratorio
Foto: Pixabay

Desde 2018 un alto número de nicaragüenses ha migrado forzosamente hacia Costa Rica y otros países ¿Por qué es importante identificar el perfil migratorio de estas personas?

Este artículo se publica como producto de la alianza de Agenda Estado de Derecho y La Red Académica para Nicaragua, del Instituto Max Planck de Derecho Público Comparado y Derecho Internacional.

Alianza

La serie de análisis se realiza por parte de la Red Académica para Nicaragua en el marco de un intercambio académico con Agenda Estado de Derecho.

La Red Académica para Nicaragua fue creada con posterioridad al coloquio “La Situación de los Derechos Humanos a 3 años de las Protestas Sociales en Nicaragua” del proyecto “Ius Constitutionale Commune en América Latina” (ICCAL) del Instituto Max Planck de Derecho Público Comparado y Derecho Internacional (MPIL) en cooperación con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). La Red se dedica al seguimiento académico de la situación en Nicaragua y al fomento de un debate plural sobre las transformaciones en favor de la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho.

MAX PLANCK

En el conflicto sociopolítico nicaragüense, el fenómeno migratorio y de refugio se tornó de vital relevancia en su exploración y análisis pues, desde el plano organizativo, la oposición al régimen ha utilizado este mecanismo para salvaguardar sus vidas, y desde la atención humanitaria es una revalidación de los derechos humanos en su generalidad. Es por ello que el objetivo del artículo se enfoca en describir el perfil migratorio político de esta población, para dar cuenta sobre las potencialidades y retos de las organizaciones políticas en el exilio, junto con los desafíos que deben enfrentar ante esta situación.  

Desde la década de los 90s, han existido importantes flujos migratorios de Nicaragua hacia Costa Rica por motivos económicos, como ya ocurrió anteriormente en la década de los 70 y 80. Sin embargo, esta dinámica migratoria ahora incluye también la migración política y el exilio producto de la crisis sociopolítica en Nicaragua de 2018, donde Costa Rica se transformó en el principal receptor de la migración forzada del conflicto

Desde mayo de 2021 hay un aumento en el ejercicio represivo y persecutorio del régimen Ortega-Murillo hacia líderes y lideresas políticas, personal de medios de comunicación y activistas políticos y sociales: entre junio y julio de 2021 se contabilizaron 30 personas detenidas, y el total de presos y presas políticas asciende a 139.

El proceso de agudización sociopolítica ha implicado un deterioro en los procedimientos electorales, y en la institucionalidad nicaragüense, generando un estado de sitio para activistas políticos, y organizaciones de sociedad civil. Este contexto ha producido dos escenarios para las personas opositoras al régimen: el primero es la clandestinidad y el movimiento en casas de seguridad que, a la postre, termina en detenciones; y el segundo escenario es la decisión inmediata de migración forzada que se acompaña por la solicitud de refugio, esta última salida no es excluyente de la primera. 

Costa Rica, junto a otro conjunto de países como México, España y EEUU, se ha convertido en un espacio de acogida para todas estas personas que desde diferentes ámbitos son oposición al régimen. Esto se evidencia en los datos de refugio en que registra la Dirección de Migración de Costa Rica, que ha presentado dos momentos principales, el primero entre los años 2018 y 2019 donde, para este último año, se contabilizaron un total de 31.604 solicitudes de refugio; y el segundo que se presenta entre mayo y septiembre del año 2021, que presenta la considerable cifra de 30688 solicitudes de refugio, representando el 88% del total de solicitudes en el país. 

Se debe comprender la migración forzada como multicausal, es decir, las causas que la producen pueden ser varias y pueden ser estructurales y/o coyunturales. Cuando se presentan condiciones de violencia política y represión, las personas buscan la protección internacional mediante las solicitudes de asilo o refugio, tal es el caso de la crisis sociopolítica en Nicaragua, que registra más de 70,000 personas se han visto forzadas a huir de Nicaragua, y solo en Costa Rica, 55,500 personas han solicitado protección internacional. 

Asimismo, la crisis de derechos humanos que sufre Nicaragua desde el 18 de abril de 2018 y hasta el momento, ha ocasionado la muerte de, al menos, 325 personas; 2.000 personas heridas; 700 personas detenidas y enjuiciadas; el despido de 300 profesionales de la salud; la expulsión de 144 estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN); y el exilio de al menos 70 periodistas y trabajadores de medios; hechos que han quedado impunes.

En el año 2017 de 6.337 solicitudes recibidas en la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) de Costa Rica sólo el 1,2% correspondieron a personas nicaragüenses mientras que en el 2018 la correspondencia fue del 82,42%. En el siguiente gráfico se presenta el número total de solicitudes de refugio recibidas por año y su correspondencia de acuerdo con personas nicaragüenses.

Fuente: elaboración propia, FLACSO, a partir de datos de DGME, 2021. No hay datos disponibles aún sobre las cantidades totales de solicitudes de refugio.

A diferencia de otros procesos migratorios, para el año 2018 la transformación del perfil migrante fue notoria. El perfil migrante es político, de ahí que hablamos de una migración política, pues tiene como raíz el desplazamiento forzado por causas sociopolíticas. De acuerdo con Cuadra y Samcam, el 63% corresponde a jóvenes entre los 16 y 30 años y un 22,3% se ubican entre los 31 a 45 años, con un nivel socioeducativo académico, pues el 53% cuenta con algún grado de participación en estudios académicos universitarios, el 29% con estudio finalizados o inconclusos en secundaria, el 11% son técnicos medios y superiores, y el 7 % con un nivel primario.

Es clave mencionar que la población registrada como solicitante de refugio o en condición de refugio nicaragüenses en el país es del 69%, de ese el 40% son mujeres y el 60% hombres

Estas características de las personas solicitantes de refugio contrastan con el perfil histórico del migrante económico en el país vecino lo que tiene efectos en las formas y condiciones de inserción laboral, e integración cultural, social y jurídica. Sin embargo, por dinámicas preexistentes estas formas de inserción de las personas solicitantes de refugio del conflicto sociopolítico de 2018 han sido homologadas con la de sus compatriotas predecesores (migrantes económicos), sin distinción de las causas migratorias, ni de la atención institucional debida.

Desde el plano institucional, identificar el perfil migratorio permite generar políticas públicas de atención mucho más asertivas y apegadas a la realidad socioeconómica y a los derechos humanos. Fundamentalmente, para generar políticas migratorias asertivas en términos de la realidad que estas personas viven, buscando la protección y ampliación de los derechos humanos que les fueron violentados.

En términos de acciones públicas tendientes a reforzar y ampliar los derechos humanos, es imperativo que se generen mecanismos de inserción sociolaboral con base en un perfil migrante que presenta niveles educativos medio-alto, y de orden profesional. Por otro lado, es necesario generar mecanismos de promoción y reparación del derecho a la educación, violentada a raíz de la crisis de 2018, donde hubo pérdidas de títulos, récords académicos, etc.

Desde el plano organizacional/político, analizar el rol de las organizaciones políticas y sociales, y su conformación, permite una aproximación más consistente de los procesos de reorganización en el exilio, y de las alternativas de incidencia política que se pueden ejercer. Sobre todo, por la última ola de migración forzada de 2021, en la que se encuentra el grueso de activistas sociales, dirigentes políticos y personas defensoras de derechos humanos, lo que implica repensar los escenarios políticos, además, de una reconfiguración de las estrategias de acción contra el régimen.

Hoy día, se presenta una amalgama de personas exiliadas en dos distintos momentos: la primera ola entre 2018-2019 con un perfil de personas estudiantes, liderazgos políticos territoriales y comunicadores y periodistas; por otro lado, la segunda ola en 2021 signada por la represión y encarcelamiento de figuras públicas (empresariado, periodistas, candidaturas a la presidencia), y con un perfil de liderazgos políticos de alto perfil, y de ejercicio en puestos de dirección política dentro de las organizaciones.

Este elemento debe considerar dos importantes acciones urgentes: en primer lugar, reconstrucción del tejido organizativo de las plataformas y partidos que se vieron vulnerados y diezmados en el último proceso de desarticulación organizacional; en segundo lugar, es necesario que la diáspora aglutine de forma pragmática y consciente una agenda estratégica que logre vincular de forma oportuna las sensibilidades y sectores en una sola bandera política, que permita concentrar las fuerzas en una agenda cívica de retorno a la democracia.

En conclusión, la necesidad de generar esquemas de protección social y de DDHH a las personas refugiadas es imperiosa, en un contexto político y electoral que augura una profundización de las medidas represivas de régimen. Por ejemplo, es necesario avanzar en medidas reivindicativas del derecho a la educación que les fue violentado a muchas personas jóvenes universitarias, así mismo, acciones de protección de los derechos humanos a la salud y al empleo, que permita procesos de estabilización económica y social de las personas refugiadas.

Te puede interesar la introducción a este especial

Citación académica sugerida: Fernández, Rolando y Amador Fournier, María Amalia. Hacia la persecución política en Nicaragua: Un análisis del cambiante perfil migratorio. Serie de análisis para Agenda Estado de Derecho. Agenda Estado de Derecho. 2021/11/18. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/hacia-la-persecucion-politica-en-nicaragua-un-analisis-del-cambiante-perfil-migratorio/

Palabras claves: migración, migración forzada, Costa Rica, Nicaragua, exilio

Comparte este artículo en...
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
ACERCA DE LOS AUTORES
María Amalia Amador Fournier

Politóloga de la Universidad de Costa Rica. Investigadora y gestora de proyectos en FLACSO Costa Rica, he trabajo en temas relacionados con análisis de políticas públicas con énfasis en sus efectos en poblaciones vulnerables, principalmente migraciones; también he trabajado en cuestiones relacionadas con el fortalecimiento de instituciones democráticas y promoción de derechos humanos.

Rolando Fernández

Maestría en Ciencias Políticas (Egresado) Universidad de Costa Rica. Investigador y gestor en política pública social (vulnerabilidades, pobreza, desigualdades, entre otros), y seguridad social. Ha elaborado análisis político e institucional, y el vínculo con poblaciones como juventudes y migraciones.

Artículos análisis especial Nicaragua