Desinformación y responsabilidad de las empresas de Internet en tiempos de pandemia

23 de Junio del 2020
Desinformación y responsabilidad de las empresas de Internet en tiempos de pandemia

A medida que avanza la pandemia, una circulación masiva de desinformación se ha extendido tan rápido en todo el mundo como el propio virus, a tal punto que la Unesco identifica esta «desinfodemia» como una “segunda enfermedad” detrás del COVID-19. En este contexto, la lucha contra la desinformación no debe estar centrada en un protagonismo de las empresas de Internet, sino que debería estar enfocada en un conjunto de iniciativas que compartan la responsabilidad entre las empresas, las autoridades estatales y sanitarias y la sociedad civil. Especialmente, los usuarios deben ser los protagonistas de esta lucha y deben tener las herramientas necesarias para hacer una evaluación crítica de las noticias que consumen y determinar, por su propia cuenta, si son confiables y precisas. Esto porque trasladar a las empresas privadas el rol de jueces del contenido en línea puede ser tan peligroso como la problemática que se pretende combatir.

En ningún otro momento de la historia, el espacio público se ha tornado tan digital y los esfuerzos para repensar las libertades en nombre de salud pública y de la emergencia han sido tan desafiantes. Una importante premisa debe acompañar todos los esfuerzos para frenar la proliferación de la desinformación en el ambiente online. Internet es un importante instrumento democratizador y un espacio esencial para el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho de buscar, recibir y difundir ideas e informaciones de toda índole, sin consideración de fronteras, garantizado en los documentos internacionales de los derechos humanos. Especialmente en América Latina, Internet ha sido responsable por un incremento real en la capacidad de las personas para expresarse y discutir sobre temas públicos relevantes y reclamar sus derechos. Por estas razones, las demandas de crear un espacio digital más “saludable” y con información más cualificada deben estar orientadas a mantener la arquitectura abierta de Internet y privilegiar el debate plural, abierto y democrático.

La desinformación se define como la difusión masiva de información verificablemente falsa o engañosa de interés público que se crea, presenta y divulga para engañar deliberadamente a la población o parte de ella. Por lo tanto, para la configuración de la desinformación son necesarios tres requisitos: (i) la divulgación masiva de información falsa, (ii) que la(s) persona(s) que la difundan sepan que la información es falsa y, (iii) que lo hagan para engañar el público o parte de él. Con base en esto es posible diferenciar este concepto de la información errónea sin intención manipuladora o maliciosa (misinformation) o, de la información que es verdadera -pero es utilizada para infligir daño a una persona, una organización o un país (mal information). Es decir, la intencionalidad es un elemento clave en la configuración de la desinformación. Todas son problemáticas para la sociedad, sin embargo, la desinformación es particularmente peligrosa porque frecuentemente está relacionada con movimientos organizados, que disponen de recursos para financiar sus intentos de desinformar y está reforzada por la tecnología automatizada.   

En este momento de emergencia sanitaria, humanitaria y social, la proliferación de desinformación relacionadas con el COVID-19 puede afectar de manera relevante el derecho a la salud y el derecho colectivo de estar bien informados y exigirá una significativa dosis de ciencia, solidaridad e informaciones contrastadas. Es cierto que momentos de gran temor e incertidumbre como el actual, son un terreno fértil para la fabricación y difusión de la desinformación. El gran riesgo, en este momento, es que la desinformación repetida y amplificada gane fuerza suficiente para permitir que la información basada en hechos verdaderos, que puede ayudar a salvar vidas, termine teniendo un impacto marginal. La desinformación puede representar un riesgo para la vida de las personas si empiezan a ignorar los consejos de salud pública o tomar medicamentos no probados.

Las razones para diseminar la desinformación son muchas y pueden incluir objetivos políticos, económicos y la promoción de ideologías y banderas de determinados grupos. Un estudio de Phillip Ball and Amy Maxmen publicado por la revista Nature señala que parte de la desinformación sobre la pandemia es promovida por grupos que se movilizan en torno de sus agendas de odio para difundir el racismo y otras agendas extremistas. Algunos partidos políticos, cada uno desde su trinchera, se aprovechan de la crisis para culpar a los opositores por la situación actual o para mejorar su posición política.

Aunque sea temprano para medir el impacto y el alcance de la desinformación en este período, un grupo de investigadores italianos viene analizando tweets relacionados con el COVID-19 y ha identificado que de los más de 200 millones de tweets relacionados con la pandemia hasta mayo de 2020, el 42% fueron producidos por bots y casi el 30% de ellos, además, fueron calificados como  “no fiables”Facebook afirma haber colocado etiquetas de advertencia en aproximadamente 50 millones de publicaciones con información errónea sobre el COVID-19 solo en el mes de abril de este año.    

Frente a posibles abusos autoritarios de la regulación estatal, un camino seductor para el combate a la desinformación parece ser trasladar a las empresas privadas la función de tener la última palabra sobre lo que puede o no permanecer en la esfera digital. Esto aumenta paradójicamente el poder corporativo, especialmente el estadounidense, para estar a cargo de los foros públicos mundiales. Las medidas de eliminación de contenidos, sea por leyes estatales bajo la imposición de multas exorbitantes, sea por el impulso de las propias compañías por medio de sus reglas y condiciones de servicios, pueden ser una medicina aún más amarga, dado que un actor privado tendría la facultad de “censurar” los contenidos legítimos en Internet.

Sobre este último, tres puntos merecen reflexión. En primer lugar, la moderación de contenidos realizada hoy en Internet, especialmente por las redes sociales, presenta severa disconformidad con los estándares internacionales de derechos humanos y de libertad de expresión En segundo lugar, los creadores de contenido de desinformación encuentran formas de retrasar la detección por parte de los moderadores de las redes sociales. Como las plataformas dependen en gran medida de que sus usuarios marquen información incorrecta, las publicaciones engañosas en comunidades privadas se marcan con menos frecuencia porque todos en el grupo tienden a estar de acuerdo con estas visiones, además es posible compartir la misma publicación desde una nueva ubicación en línea. Por último, es importante señalar que el modelo de negocio de estas empresas, especialmente las redes sociales, parece estar diseñados para que la desinformación ocurra. Las mismas herramientas que generan dinero publicitario para las empresas (viralidad, orientación individual de mensajes, colocación de anuncios junto a videos, uso de servicios automatizados (bots u ordenadores zombis) también hacen que la proliferación de la desinformación sea tan simple.

Eso no significa que las empresas nada puedan o deban hacer en la lucha contra la desinformación. Las herramientas digitales de ranking prioritario para las noticias confiables, verificación de hechos por terceros independientes y en alianza con organizaciones de la sociedad civil y la alerta de detección de desinformación, son herramientas compatibles con los estándares de la libertad de expresión, menos restrictivas que el bloqueo o la eliminación directa del contenido y permiten al usuario asumir el liderazgo para evaluar la fiabilidad de la información disponible.  

Mientras la crisis avanza, Facebook ha anunciado distintas medidas para frenar la desinformación en la red social.  Las medidas adoptadas incluyen ventanas que conectan a las personas con informaciones de la OMS y otras autoridades sanitarias, el lanzamiento del Centro de Información COVID-19 con actualizaciones en tiempo real de las autoridades nacionales e internacionales de salud, envío de mensajes a las personas que interactúan con contenidos nocivos sobre la pandemia y la asociación con organizaciones independientes de verificadores de hechos. Una vez que el verificador de hechos clasifica una pieza de contenido como falsa, Facebook reduce su distribución y aplica etiquetas de advertencia con más contexto. WhatsApp lanzó un “chatbot” creado por la International Fact-Checking Network (IFCN), que permite al usuario comprobar si una información sobre el COVID-19 ha sido catalogada como falsa.

Las medidas accionadas por las empresas en este momento de pandemia que permiten el protagonismo del usuario parecen estar obteniendo resultados positivos. El monitoreo de los tweets realizados por los investigadores italianos reportado anteriormente ha identificado que cuando la amenaza del coronavirus se acercaba a un país, la difusión de informaciones poco fiables descendía. Para el investigador responsable del Observatorio es como si el temor al contagio alterara el comportamiento del usuario en la búsqueda por informaciones más confiablesEn el mismo sentido, un artículo del New York Times reveló que un informe interno de Facebook apuntó que cuando hay un aumento del número de contagio los usuarios buscan fuentes de noticias de mayor calidad que lo habitual.

Es esencial que las plataformas participen de políticas de empoderamiento de los usuarios para que ellos sepan acceder, interpretar y evaluar críticamente las informaciones en línea. La educación digital será el reto de una sociedad en que el acceso a la información se realiza masivamente en plataformas digitales. La alfabetización digital será lograda cuando los individuos tengan la habilidad de evaluar de forma crítica la información y el contenido presentado en los medios y otras fuentes de información y tengan las herramientas para acceder a informaciones confiables y seguras. 

La lucha contra la desinformación no será vencida si seguimos posicionando a las empresas privadas como gatekeepers de Internet, con gran capacidad de incidir en la diversidad y pluralismo de informaciones y opiniones disponibles, sino por una actuación conjunta entre las empresas de Internet, las autoridades estatales y, especialmente, una participación activa de los usuarios para identificar y seleccionar las informaciones más fiables. 

Citación académica sugerida: Walter, Anna Luisa: Desinformación y responsabilidad de las empresas de Internet en tiempos de pandemia, 2020/06/23. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/desinformacion-y-responsabilidad-de-las-empresas-de-internet-en-tiempos-de-pandemia/

Comparte este artículo en...
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
ACERCA DE LA AUTORA
Anna Luisa Walter

Doctora en Derecho Humanos por la Pontificia Universidad Católica del Paraná, Brasil. Maestría en Derecho del Estado por la Pontificia Universidad Católica de São Paulo, Brasil. Profesora de Protección Internacional de los Derechos Humanos en la Universidad de Los Andes, Colombia. Ha sido investigadora visitante del Max Planck Institute for International Law and Comparative Public Law de Heidelberg, Alemania. 

Artículos Relacionados

Marcia Aguiluz

Abogada costarricense, Máster en Derecho Internacional y Resolución de Conflictos por la Universidad para la Paz de las Naciones Unidas. Actualmente se desempeña como Directora Legal para América Latina en Women’s Link Worldwide, desde donde ejerce como estratega legal, líder de iniciativa y abogada litigante, con una gran responsabilidad para diseñar y liderar complejos proyectos legales, asimismo, es docente en la Universidad para la Paz, y en diversas universidades de Costa Rica. Anteriormente trabajó en el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) como Directora del Programa para Centroamérica y México, en la Secretaría General de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y como consultora internacional. Marcia se especializa en el litigio estratégico con enfoque de género e interseccional.

Mauricio Alarcón

Director Ejecutivo de Fundación Ciudadanía y Desarrollo, contacto nacional de Transparencia Internacional en Ecuador. Abogado y máster en Dirección y Gestión Pública, así como en Acción Política, Fortalecimiento Institucional y Participación Ciudadana en el Estado de Derecho. Fue miembro suplente de la Asamblea Nacional Constituyente de Ecuador y asesor constitucional en el Consejo de Participación Ciudadana. Fellow del Centro para la Democracia, el Desarrollo y el Estado de Derecho de la Universidad de Stanford. Consultor para organizaciones nacionales e internacionales en temas de derechos humanos, libertad de expresión, acceso a la información, participación ciudadana, transparencia y lucha contra la corrupción.

Ariana Guevara Gómez

Es profesora ayudante e investigadora predoctoral en el Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Tiene un Máster en Democracia y Gobierno, y un Máster en Gobernanza y Derechos Humanos, ambos de la UAM. Es licenciada en Comunicación Social por la Universidad Central de Venezuela. Es integrante del Lab Grupo de Investigación en Innovación, Tecnología y Gestión Pública de la UAM. Su tesis doctoral aborda la relación entre género, tecnologías y sector público, con un especial énfasis en la Inteligencia Artificial. También ha publicado sobre innovación pública y colaboración entre administraciones públicas y ciudadanía. Formó parte del equipo editorial de Agenda Estado de Derecho desde 2020 hasta febrero de 2022.

Catalina Fernández Carter

Abogada de la Universidad de Chile y Magíster en Derecho Internacional de la Universidad de Cambridge. En el ámbito profesional, se ha desempeñado en el extranjero como asistente legal en la Corte Internacional de Justicia y consultora para la International Nuremberg Principles Academy. En Chile, ha trabajado como abogada para el Comité para la Prevención de la Tortura, y actualmente se desempeña en la División de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Asimismo, es académica de Derecho Internacional Público en la Universidad de Chile. Sus áreas de investigación incluyen el derecho internacional de los derechos humanos, la regulación de la actividad policial y su conformidad con estándares internacionales, el derecho internacional humanitario y el derecho penal internacional.

Edison Lanza

Ex Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hasta el 5 de octubre de 2020. Abogado y docente uruguayo egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República de Uruguay (Udelar). Actualmente es senior fellow en El Diálogo Interamericano (The Interamerican Dialogue) y consultor en libertades informativas de UNESCO y organizaciones de la sociedad civil. Se desempeña como Secretario de Relaciones Internacionales y Gobierno Abierto del Gobierno de Canelones (Uruguay).

Docente y conferenciasta en el campo de la libertad de expresión y el derecho a la información en prestigiosas universidades, entre ellas American University (Washington), Unam (México), Universidad Carlos III (España), Stanford (California), Universidad del Pacífico (Perú), UBA (Argentina) Universidad Diego Portales (Chile), Udelar (Uruguay) y Universidad de los Andes (Colombia). Periodista, columnista y colaborador asiduo en distintos medios de comunicación.

José Luis Caballero Ochoa

José Luis Caballero Ochoa es Licenciado en Derecho por el Tecnológico de Monterrey, Campus Chihuahua; Maestro en Derecho, por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de España. Diplomado en derechos humanos y procesos de democratización por la Universidad de Chile. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores. Es académico – investigador en el Departamento de Derecho en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, del que fue su Director por seis años. Actualmente es Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas. Ha participado o participa en diversas comisiones o consejos públicos, ciudadanos y académicos en México, entre los que destacan: el Consejo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal; la Junta Directiva del Instituto Federal de la Defensoría Pública; el Comité Consultivo del Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; el Comité Académico y Editorial del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, entre otros. Docente en diversos programas académicos en materia de derecho constitucional y derechos humanos en centros de educación superior nacionales, y ponente en congresos y foros académicos especializados en México, Argentina, Brasil, Chile, Guatemala, Colombia, España, Estados Unidos y Perú. Su papel como consultor y especialista ha implicado la elaboración de proyectos de ley, dictámenes técnicos bajo la figura de amicus curiae y peritajes internacionales. Su obra publicada consiste en más de 80 capítulos de libros y artículos en revistas especializadas sobre derecho constitucional, derechos humanos y derecho internacional de los derechos humanos, así como algunos libros en estas materias.

Leonel González

Doctorando en Derecho por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina); Master en Derecho Penal y Procesal Penal por Osgoode Hall Law School, Universidad de York (Canadá); Diplomado Latinoamericano sobre Reforma Procesal Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (Chile); Abogado con orientación en Derecho Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Actualmente es el Director de Relaciones Internacionales del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP). Durante 8 años fue el Director del Área de Capacitación del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), organismo internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA), creado en 1999 por resolución de la Asamblea General de la OEA, con sede en Santiago de Chile.

María Luisa Piqué

Fiscal de la Procuración General de la Nación Argentina. Es abogada por la Universidad de Buenos Aires, donde se recibió con diploma de honor, Especialista en derecho penal y procesal penal por la Universidad Torcuato Di Tella y Máster en Derecho por la Universidad de Georgetown. Fue becaria de la Fundación Fulbright y perita de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Es profesora de Garantías Constitucionales del Derecho Penal Sustantivo y Procesal Penal de la Universidad de Buenos Aires, de Género y Derecho Penal en la Maestría en Derecho Penal de la Universidad de San Andrés y profesora invitada en distintas universidades, de grado y posgrado. Es autora de varios artículos en publicaciones académicas sobre temáticas de género y derecho penal y de garantías constitucionales en el proceso penal.

Mariano Fernández Valle

Abogado, Magíster en Derecho y Posgrado en Derecho Constitucional y Derechos Humanos por la Universidad de Palermo. Profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Responsable del Programa para la Aplicación de Instrumentos de Derechos Humanos del Ministerio Público de la Defensa de la Nación. Integrante de la Red Latinoamericana de Académicas/os del Derecho - ALAS. Fue docente en diferentes universidades de Argentina, e investigador y docente en el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Chile. Sus temas de especialización son Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Acceso a la Justicia y No Discriminación.

Silvia Serrano

Abogada colombiana, LLM en International Legal Studies por la Universidad de Georgetown y Máster en Argumentación Jurídica por la Universidad de Alicante. Es candidata a Doctora en Derecho por la Universidad de Georgetown. Actualmente se desempeña como Directora Asociada en el O'Neill Institute for National and Global Health Law y es docente en la Universidad de Georgetown y en programas de especialización y maestría en diversas universidades de América Latina. Anteriormente trabajó en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos donde tuvo varios cargos, principalmente como Coordinadora de la Sección de Casos a cargo de la etapa de fondo y del litigio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

María Dolores Miño

Es abogada por la Universidad San Francisco de Quito, y tiene un LL.M. por el Washington College of Law de American University, con enfoque en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Es candidata para el título de Doctora en Derecho por la Universidad Externado de Colombia. Ha trabajado como especialista en la Relatoría Especial para la Libre Expresión de la CIDH, Fundamedios y la Dirección Nacional de DDHH en Ecuador. Actualmente, es Directora del Observatorio de Derechos y Justicia de Ecuador, docente en la Universidad Internacional del Ecuador, y socia fundadora de Gentium Law Consultores.

Ángel Arellano

Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de la República de Uruguay, magíster en Estudios Políticos por la Universidad Metropolitana de Venezuela y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Santa María con especialización en Gobernabilidad y Gerencia Política por la Universidad Católica Andrés Bello y The George Washington University. Autor del libro «Venezolanos en el Uruguay» (2019). Trabaja como editor de la plataforma Diálogo Político y coordinador de proyectos del Programa Regional Partidos Políticos y Democracia en América Latina de la Fundación Konrad Adenauer.

Angelita Baeyens

Vicepresidenta de incidencia y litigio internacional del Robert F. Kennedy Human Rights. Baeyens lidera la estrategia de incidencia legal en derechos humanos de la organización, incluyendo el litigio de casos de alto impacto ante mecanismos de la ONU y sistemas regionales de protección, en temáticas relacionadas con la protección del espacio cívico y la lucha contra la discriminación, violencia e impunidad. Previamente se desempeñó como oficial de asuntos políticos en la ONU y como oficial de derechos humanos en la CIDH, donde también coordinó la Relatoría sobre personas defensoras. Es profesora adjunta de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown. Recibió su título de abogada de la Universidad de Ibagué, Colombia, y su LL.M en derecho internacional de los derechos humanos de la Universidad de Notre Dame, Estados Unidos.

Leonardo Nemer Caldeira Brant

Juez electo de la Corte Internacional de Justicia, además de profesor y director del Departamento de Derecho Público de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) y fundador del Centro de Derecho Internacional (CEDIN) y del Anuario Brasileño de Derecho Internacional. Tiene un máster de la UFMG y un doctorado de la Universidad París X Nanterre, y ha trabajado como jurista adjunto en el CIJ. Ha sido profesor visitante en el Institut des Hautes Études Internationales de la Université Panthéon-Assas Paris II, la Université Caen Basse-Normandie, la Université Paris-Ouest Nanterre la Défence y el Centro Lauterpacht de Derecho Internacional (Universidad de Cambridge, Reino Unido).

Edward Pérez

Abogado venezolano, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello. LL.M. en derecho internacional de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y Magíster en políticas públicas de la Universidad de los Andes, en Colombia. Actualmente se desempeña como asesor legal senior del Centro de Derechos Reproductivos y docente de la Universidad de los Andes. Fue abogado de la Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Katya Salazar

Directora Ejecutiva de la Fundación para el Debido Proceso (DPLF por sus siglas en inglés) organización regional dedicada a promover el Estado de derecho y los derechos humanos en América Latina. Antes de unirse a DPLF, fue Coordinadora Adjunta de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Comisión de la Verdad de Perú, a cargo de la investigación de graves violaciones de derechos humanos ocurridas durante el conflicto armado interno en ese país. Previamente trabajó en la Adjuntía para los Derechos Humanos de la Defensoria del Pueblo de Perú y formó parte del equipo legal de la Coalición Contra la Impunidad (Alemania) que promovió el procesamiento penal en ese país de militares argentinos responsables de la desaparición de ciudadanos alemanes durante la dictadura argentina. Katya realizó sus estudios de derecho en la Pontifica Universidad Católica del Perú y de maestría en derecho internacional público en la Universidad de Heidelberg, Alemania.

Carlos Arturo Villagrán Sandoval

Experto afiliado al Constitution Transformation Network de la Universidad de Melbourne e investigador asociado de la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. Doctor en Derecho por la Escuela de Derecho de la Universidad de Melbourne y una Maestria en Derecho Público e Internacional en esa misma casa de estudios, y una Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rafael Landívar. Tiene experiencia en gobierno, especificamente en negociacion de tratados y convenciones, litigio en instancias internacionales e implementacion de instrumentos en materia de derechos humanos, y como consultor para organismos financieros internacionales.

Salvador Herencia-Carrasco

Candidato a doctor por la Facultad de Derecho de la Universidad de Ottawa (Canadá). Director de la Clínica de Derechos Humanos del Centro de Investigación y Enseñanza en Derechos Humanos (HRREC) y profesor de la Sección de Derecho Civil de la Universidad de Ottawa. Anteriormente trabajó en la Comisión Andina de Juristas, el Tribunal Constitucional y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos del Perú. Sus áreas de investigación son el Sistema Interamericano, Empresas y Derechos Humanos, Derecho Penal Internacional, TWAIL y libertad académica. Integrante del Grupo de Estudios Latinoamericano sobre Derecho Penal Internacional de la Fundación Konrad Adenauer.

Alfonso Herrea

Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Derecho Constitucional por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y en Derecho Constitucional y Ciencia Política por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (Madrid). Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Guerrero (México). Es Investigador Nacional nivel I del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT, México). En representación de México es miembro del Grupo de Justicia Constitucional y Derechos Fundamentales del Programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer.