Deportistas Trans, Intersex y con hiperandrogenismo ¿Discriminación o diferenciación justificada?

4 de Agosto de 2022
Deportistas Trans, Intersex y con hiperandrogenismo ¿Discriminación o diferenciación justificada?
Crédito foto: Pexels.

Las regulaciones antidopaje se han convertido en un obstáculo para deportistas trans, intersex o con hiperandrogenismo ¿Son necesarias y proporcionales?

Caster Semenya, deportista cisgénero e intersex, fue despojada de su reconocimiento tras ganar los 800 metros en velocidad en el mundial de Atletismo en 2009 por un debate generado alrededor de su sexo, siendo en consecuencia sometida a un test de “comprobación sexual”. De manera similar, en 2014 se le prohibió a Dutee Chand competir en la categoría femenina del “sprint” debido a los altos niveles de testosterona en su cuerpo, producto de una condición clínica llamada «hiperandrogenismo«. Ambas atletas fueron cuestionadas, porque fisiológicamente no encajaban con el estándar predispuesto para atletas femeninas en sus respectivas categorías.

La sociedad patriarcal tuvo desde sus cimientos, como premisa, un mundo regulado por y para hombres, y los grupos marginados se vieron forzados a tener que ganarse su lugar y el reconocimiento de sus derechos a través de luchas sociales. En ese sentido, el campo de las disciplinas deportivas es un fiel reflejo de lo que sucede en la sociedad en términos de búsqueda de igualdad. Hoy existen nuevas problemáticas que perjudican a deportistas que no calzan con los estándares que las grandes autoridades del deporte han impuesto, las cuales serán abordadas a continuación.

Dopaje vs. desbalances hormonales: ¿Son equiparables?

En relación con aquellos rendimientos considerados ilícitos, la Federación Deportiva Internacional de Atletismo (en adelante “IAAF”, por sus siglas en inglés) fue la primera en imponer controles de “Dopaje” en 1928. Y bajo este marco, mujeres -cisgénero y trans- han sido sometidas a la realización de pruebas y exploraciones médicas, por presumirse una “ventaja” sobre sus competidoras, como ocurrió con el caso de Caster Semenya. ¿Acaso podemos comparar a mujeres con características innatas con los “tramposos” que utilizan el dopaje para destacar en el deporte?

Si bien existen sustancias prohibidas para la competición, -indicadas en la “Lista de Sustancias y Métodos Prohibidos” de la Agencia Mundial de Antidopaje (en adelante, “AMA”)-, hay excepciones habilitadas por el Therapeutic Use (“uso terapéutico de excepción”, en adelante “TUE” por sus siglas en inglés) que permite usar fármacos prohibidos en casos específicos (ej. medicamentos para personas con ASMA). Esto también resultaría aplicable para los deportistas que atraviesan una transición de sexo, en particular, para que tengan una exposición fisiológica a andrógenos dentro del rango que consideran que las personas cisgénero de sus respectivas categorías tienen.

Testosterona: ¿método principal de clasificación o de discriminación?

En 2015, Dutee Chand fue suspendida por un diagnóstico de hiperandrogenismo -por advertirse en ella un “desbalance hormonal”-. Cuando decidió apelar la decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo de Lausana, fue sometida a una “prueba de verificación de sexo” -por ella descrita como “horrible y humillante”- sobre la cual la Federación Deportiva Internacional de Atletismo (en adelante “IAAF”, por sus siglas en inglés) decidiría. La atleta obtuvo un laudo favorable pues no había evidencia suficiente sobre la ventaja que pudiera otorgar una mayor tasa de testosterona en atletas femeninas. Con ello, la regulación de la IAAF sobre hiperandrogenismo se derogó de manera provisoria. Hasta ese momento se establecieron dos regulaciones difrentes para evitar las “entendidas trampas” en la clasificación sexual: una para personas con reasignación de sexo y otra para atletas con hiperandrogenismo.

Luego, la IAAF financió un estudio que determinó que la testosterona sí genera ventajas deportivas, y pasó a ser el principal eje de medición para la aceptación de participantes en competencias. Hoy en día, el límite de testosterona para competir en la categoría de mujeres está fijado en 5 nanomoles por litro de sangre (o 1442,1 nanogramos por litro), teniendo que mantenerse de tal manera durante seis meses.

Desde entonces se impidió a mujeres como Chand y Semenya a participar en ciertos eventos deportivos (carreras de 400 mts. en adelante), salvo que consumiesen medicación para bajar sus niveles de testosterona para acatar los estándares, pues como personas intersex y con hiperandrogenismo (respectivamente), sus niveles de testosterona excedían los permitidos.  Con ello, se excluyó del deporte a personas hiperandrogénicas e intersex.

Ahora bien, por otro lado, Michael Phelps, el famoso nadador estadounidense fue alabado en diferentes medios por haber ganado la “lotería genética” al poseer una envergadura desproporcionadamente amplia, tobillos de doble articulación que le permiten dar una patada a un rango inusual, lo que lo hace destacar en su disciplina. Si personas como Phelps pueden participar a pesar de sus “ventajas físicas”, ¿por qué no lo puede hacer Semenya y Chand?

Timothy Roberts, Pediatra y director del programa de capacitación en medicina para adolescentes del Children’s Mercy Hospital en Kansas City, plantea la siguiente hipótesis: no hay manera de eliminar todas las ventajas que posee un atleta, independientemente de su identidad de género. Por ejemplo, si uno es más alto y tiene caderas más estrechas, eso le da una ventaja que probablemente no cambiará con el uso de los bloqueadores de testosterona o el estrógeno, ni tampoco serán prohibidas.

Necesidad de eliminar la discriminación en el deporte

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (2019), expresó preocupación por los reglamentos, normas y prácticas discriminatorias que pueden exigir que -específicamente- las mujeres y las niñas atletas que presentan diferencias en su desarrollo sexual, que presentan sensibilidad a los andrógenos y a los niveles de testosterona se vean obligadas a reducir sus niveles de testosterona en su sangre para poder competir.

En sus palabras, dichas exigencias “contravienen las normas y los principios internacionales de derechos humanos, incluidos el derecho a la igualdad y a la no discriminación, el derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, el derecho a la salud sexual y reproductiva, el derecho a trabajar y a disfrutar de condiciones de trabajo equitativas y satisfactorias, el derecho a la intimidad, el derecho a no ser sometidas a torturas ni a otros tratos crueles, inhumanos o degradantes ni a otras prácticas nocivas, y el pleno respeto de la dignidad, la integridad física y la autonomía corporal de la persona.”

Siendo que los Estados aplican las regulaciones internacionales en las competencias internas (en donde compiten la mayoría de deportistas), es primordial que estos impulsen medidas para la debida inclusión de mujeres deportistas Trans, Intersex e hiperandrogénicas, en aras de proteger sus derechos como norma suprema. Los Estados no pueden seguir siendo ajenos a esta situación.

Citación académica sugerida: London, Tamara & St. Laurent, Jacqueline. Deportistas Trans, Intersex, con hiperandrogenismo y no binarios ¿Discriminación o diferenciación justificada? Agenda Estado de Derecho. 2022/08/04. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/deportistas-trans-intersex-y-con-hiperandrogenismo-discriminacion-o-diferenciacion-justificada/

Palabras clave: Deporte, trans, intersex, discriminación, dopaje.

Comparte este artículo en...
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
ACERCA DE LOS AUTORES
Tamara London

Estudiante de abogacía (Universidad de Buenos Aires, Argentina). Paralegal litigante en «Estudio K & L Abogados». Colaboradora en la Subcomisión de Género, Inclusión y Diversidad del Club Arquitectura. Capacitada en Género y Defensoría de DDHH.

Jacqueline St. Laurent

Bachiller en Derecho (Universidad del Pacífico, Perú). Secretaría Técnica del Tribunal de Ética del Consejo de Prensa Peruana. Columnista en PerúLegal del Diario la República. Asociada de la Revista Forseti (DERUP Editores). Colaboradora de la Clínica Jurídica de Libertades Informativas de la Universidad del Pacífico.

Artículos Relacionados