El Derecho Administrativo Interamericano para un futuro sustentable, resiliente y equitativo

4 de Mayo de 2022
El Derecho Administrativo Interamericano para un futuro sustentable, resiliente y equitativo
Crédito foto: Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú / Flickr

Ante la fragilidad de los Estados en América Latina, se debe reforzar la capacidad de las Administraciones Públicas en el marco del Derecho Administrativo Interamericano.

En septiembre de 2019 la Junta de Vigilancia Mundial de Preparación —organismo creado por la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial para facilitar la atención de riesgos globales a la salud— advirtió que el mundo no estaba preparado para enfrentarse a una emergencia sanitaria global. Pocos meses después, la pandemia de la COVID-19 demostró la certeza de esa advertencia. Así, la fragilidad estatal, junto a la deficiente implementación del marco jurídico global, fueron condicionantes que limitaron la capacidad de los Gobiernos de enfrentar la pandemia. Ello resultó evidente en América Latina y el Caribe, e incluso, en Estados Unidos.

La pandemia resaltó la importancia de fortalecer la capacidad de las Administraciones Públicas, en especial, para afrontar riesgos globales. En la región, esto requiere reforzar la cooperación interamericana orientada a la implementación efectiva de las técnicas de la actividad administrativa para promover la recuperación económica y social en la postpandemia.  De allí la necesidad de avanzar en la sistematización del Derecho Administrativo Interamericano, especialmente, en el marco de la IX Cumbre de las Américas que se celebrará en junio de 2022.

El Derecho Administrativo Interamericano y el ius gentium del bien común

La interpretación concordada de la Declaración Americana de Derechos del Hombre y del Ciudadano, la Carta de la Organización de Estados Americanos y la Convención Americana de Derechos Humanos, permite identificar raíces comunes interamericanas basadas en la centralidad de la dignidad humana y la promoción del desarrollo integral a través de instituciones políticas orientadas a las “las justas exigencias del bien común, en una sociedad democrática”, tal y como establece el artículo 32 de la Convención.

Estas raíces comunes reconocen la necesidad del Estado —y de sus Administraciones Públicas— para promover el desarrollo integral centrado en la dignidad humana. Así, solo las Administraciones Públicas pueden entrar en contacto directo con las personas para garantizar las necesidades asociadas al desarrollo integral, de conformidad con los preceptos derivados del ordenamiento interamericano.

De esa manera, es posible identificar normas y principios del ordenamiento jurídico interamericano que inciden en las relaciones jurídico-administrativas para la promoción del desarrollo integral. Tales normas y principios pueden ser estudiadas como el Derecho Administrativo Interamericano.

El Derecho Administrativo Interamericano, en sintonía con la Carta Democrática Interamericana, parte de la necesaria capacidad que las Administraciones Públicas deben tener para servir efectivamente a los ciudadanos en el marco de estándares democráticos que realzan la calidad de su actividad. De allí que uno de los temas centrales que debe abordar el Derecho Administrativo Interamericano es la fragilidad de las Administraciones Públicas.

La fragilidad estatal y el Derecho Administrativo Interamericano

El estudio del ordenamiento jurídico interamericano ha prestado especial atención a sus mandatos de transformación, en concreto, en el ámbito de la Convención. Junto a esta visión, es preciso también considerar otra variable fundamental: la capacidad de las Administraciones Públicas para cumplir con esos mandatos transformadores.

Así, la pandemia de la COVID-19 demostró que las Administraciones Públicas en América Latina no tienen la capacidad suficiente para cumplir con los ambiciosos cometidos asociados al desarrollo integral, tal y como he explicado en un reciente libro Al mismo tiempo, la pandemia evidenció que bajo las condiciones acertadas, la cooperación internacional —como sucedió con la vacunación— puede ayudar a superar las fallas de capacidad, avanzando de manera efectiva la promoción del desarrollo.

En tal sentido, en América Latina, la principal evidencia de esta fragilidad es la desigualdad. Así, a pesar de los ambiciosos mandatos de transformación orientados a promover la igualdad, América Latina (junto con El Caribe) es considerada la región más desigual del mundo. Esto quiere decir que frente al ámbito de iure (mandatos de transformación que promueven la igualdad), prevalece el ámbito de facto (la desigualdad).

La fragilidad de las Administraciones Públicas constituye una de las restricciones más importantes para cumplir, efectivamente, con los principios comunes del Derecho Interamericano, centrados en la promoción de la dignidad humana y el bien común. Y es también uno de los riesgos a la democracia, pues esa fragilidad tiende a minar la confianza ciudadana.

En tal sentido, una de las técnicas para reconstruir la capacidad estatal es la cooperación internacional, la cual debe comenzar desde el propio ordenamiento jurídico interamericano.  La cooperación internacional puede no solo ayudar a construir Administraciones Públicas capaces, sino también, a fortalecer el rol de la sociedad civil en la promoción de la democracia integral, reforzando con ello la confianza, base de la cohesión social.

La IX Cumbre de las Américas y el fortalecimiento del Derecho Administrativo Interamericano

La IX Cumbre de las Américas, que se realizará en Los Ángeles, en junio de 2022, es una buena oportunidad para avanzar en la construcción de Administraciones Públicas capaces. La cumbre se orienta a promover la cooperación internacional para construir un futuro sustentable, resiliente y equitativo. A estos fines, la Cumbre versará sobre cuatro ejes: (i) garantizar el derecho a la salud en la postpandemia; (ii) promover el futuro verde; (iii) superar los obstáculos que obstruyen el desarrollo inclusivo y la prosperidad, y (iv) construir democracias fuertes e inclusivas.

Esos objetivos requieren superar la fragilidad de las Administraciones Públicas, que de «leviatanes de papel” deben pasar a ser instituciones resilientes, que puedan apoyar, efectivamente, la promoción del desarrollo integral. Para lograr este objetivo a través de la cooperación interamericana, hay dos instituciones interamericanas que resultan claves.

La primera institución es la OEA, que puede contribuir a este objetivo a través de sus políticas orientadas a la promoción de la gestión pública efectiva. El principal reto de la OEA es promover la transformación de las frágiles Administraciones Públicas de la región en instituciones resilientes, como condición necesaria para cumplir con los compromisos políticos resumidos en la Carta Democrática Interamericana.

La segunda institución es el Banco Interamericano de Desarrollo, el cual ha venido promoviendo el fortalecimiento de las capacidades estatales en el marco de los principios de la buena administración. Así, la actividad de fomento que realiza el Banco resulta fundamental para la construcción de Administraciones Públicas capaces, que puedan interactuar con el sector privado en la promoción del desarrollo integral.

La IX Cumbre de las Américas debería, así, evitar la tentación de limitarse a aprobar ambiciosas declaraciones con un listado de tareas que los Estados, a través de frágiles Administraciones Públicas, difícilmente podrán cumplir de acuerdo con “las justas exigencias del bien común, en una sociedad democrática”. Por ello, junto a estas declaraciones es también necesario promover la cooperación para reconstruir la capacidad estatal de las Administraciones Públicas, como condición necesaria para promover un futuro sustentable, resiliente y equitativo.

Citación académica sugerida: Hernández G., José Ignacio. El Derecho Administrativo Interamericano para un futuro sustentable, resiliente y equitativo, Agenda Estado de Derecho, 2022/05/04. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/el-derecho-administrativo-interamericano-para-un-futuro-sustentable-resiliente-y-equitativo/

Palabras clave: América Latina, Cumbre de las Américas, Derecho Administrativo Interamericano.

Comparte este artículo en...
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
ACERCA DEL AUTOR
José Ignacio Hernández G.

Profesor de la Universidad Católica Andrés Bello, Venezuela. Fellow, Harvard Kennedy School.

Artículos Relacionados