La justicia militar en Brasil: ¿una vía para la impunidad?

21 de Enero de 2022
La justicia militar en Brasil: ¿una vía para la impunidad?
Crédito foto: Filip Andrejevic / Unsplash

¿Cómo funciona la justicia militar en Brasil? ¿Los proyectos legislativos de los últimos años refuerzan la impunidad ante violaciones de derechos humanos?

Las relaciones cívico-militares son de suma importancia en una región marcada por las recientes dictaduras militares y la extendida violencia interna. Con la redemocratización, uno de los retos comunes para los países de Latinoamérica ha sido reformar, encauzar y adaptar las instituciones, agentes y actividades militares a los dictados democráticos.

En Brasil, desde la Constitución de 1988, promulgada tras la dictadura cívico-militar que empezó en 1964, se han observado múltiples obstáculos para romper con el orden dictatorial anterior y su legado, como la presencia militar en el aparato estatal y en el proceso de toma de decisiones políticas.

Recientemente, con la llegada del Capitán (r) Jair Bolsonaro a la presidencia en 2019, este escenario se ha agravado. La participación de sectores militares se ha materializado en los más diversos espacios de la vida pública civil del país, con amplia participación militar desde la redemocratización.

En julio de 2020, el Tribunal Federal de Cuentas determinó que había “6.157 militares que ejercían funciones civiles en la administración pública federal”. También en 2020, durante la crisis inédita provocada por la Covid-19, el aumento del número de militares en puestos en todos los niveles del Ministerio de Salud fue notorio y llamativo. Resaltamos el caso de un general en servicio activo, sin experiencia en el área de salud, que fue designado para el cargo de Ministro de Salud. En el mismo período, once de los veintitrés ministros de Jair Bolsonaro eran militares retirados o en servicio activo.

El aumento de la participación de personal de las Fuerzas Armadas en los organismos estatales y gubernamentales, además del incremento presupuestario para su beneficio sectorial, ha ido acompañado de la construcción de un marco legal que busca legitimar y blindar su actuación en actividades subsidiarias, especialmente las relacionadas con la seguridad pública. Este movimiento se refleja en la ampliación de la justicia militar para juzgar casos que involucran a civiles.

Los excesos de la justicia militar en Brasil

La justicia militar brasileña es una justicia corporativa, formada en su gran mayoría por militares en servicio activo, sin formación jurídica y sometidos a una cultura militar basada en la jerarquía y la disciplina. La justicia militar tiene como misión aplicar una legislación especial publicada en 1969, en plena dictadura cívico-militar: el Código Penal Militar y el Código de Procedimiento Penal Militar. Estos factores ponen en jaque la independencia e imparcialidad de la justicia militar para juzgar casos que involucren a civiles, ya sea que estén en posición de acusados o de víctimas.

Además de los vicios derivados de la composición y la legislación aplicable, que en gran medida no se ajusta a las innovaciones que se han aplicado al Código Penal y el Código Procesal Penal en los últimos años, existe un problema de socialización que hace que la balanza de la justicia militar esté siempre desequilibrada a favor de las Fuerzas Armadas. Esto se debe a que, en los términos de la propia Constitución, las Fuerzas Armadas se organizan “sobre la base de la jerarquía y la disciplina” (art. 142).

Por eso, en noviembre de 2010, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) señaló al Estado brasileño que las acciones penales de responsabilidad deben ser procesadas y juzgadas por la jurisdicción ordinaria y no por la justicia militar. La Corte IDH trató de evitar la impunidad de los militares implicados en violaciones de derechos humanos en el contexto de la guerrilla de Araguaia, durante la última dictadura (caso Gomes Lund y otros vs. Brasil).

En 2018, en la sentencia del caso Herzog y otros vs. Brasil, afirmó que el marco legal instituido por el mencionado régimen, que ampliaba la competencia de la justicia militar, aseguraba la impunidad «de quienes practicaban secuestros, torturas, homicidios y desapariciones» (§238). Reforzando esta orientación, en numerosas ocasiones la Corte IDH ha afirmado que los tribunales militares tienen un carácter excepcional y restringido, y que el juzgamiento de casos que involucran a civiles debe corresponder a la justicia ordinaria, como por ejemplo: Cantoral-Benavides vs. Perú (2000), Palamara Iribarne vs. Chile (2005),  y Rosendo Radilla vs. Estados Unidos Mexicanos (2009).

La Constitución de 1988 solo estableció que la justicia militar «es responsable de procesar y juzgar los delitos militares definidos por la ley». Dos de estas leyes son legados directos del régimen autoritario establecido en 1964: el Código Penal Militar y el Código de Procedimiento Penal Militar, ambos de 1969.

El artículo 9, punto III, del Código Penal Militar señala que los delitos cometidos por civiles «contra las instituciones militares» se consideran «delitos militares» y que, por tanto, serán competencia de la justicia militar (y no de la justicia común).

Estos defectos originales de la justicia militar nunca fueron eliminados por el orden democrático de 1988, ni a través de la legislación ni de los tribunales: las acciones ante el Supremo Tribunal Federal, por ejemplo, están pendientes de sentencia desde hace años.

Por el contrario, a lo largo de la última década se han dictado normas que amplían la competencia de la justicia militar, como la Ley Complementaria 117 de 2004. Este instrumento legal estableció que el empleo de las Fuerzas Armadas en la Garantía de la Ley y el Orden (GLO) se consideraría actividad militar a efectos de la aplicación del fuero de la justicia militar, y la Ley Complementaria  136/2010 atribuyó el carácter de «actividad militar» al empleo de las Fuerzas Armadas en «actividades subsidiarias», entre las que se encuentran las actuaciones «contra los delitos transfronterizos y medioambientales» y también la «represión de delitos con repercusión nacional e internacional». 

A estas hipótesis, la Ley 13.491/2017 agregó el homicidio doloso —con intención de matar—, perpetrado por personal militar de las Fuerzas Armadas contra civiles. Con este cambio, la Policía Civil ya no tiene atribuciones para realizar investigaciones que involucren a soldados acusados de homicidio en el ejercicio de sus funciones o en actividades subsidiarias, como en la seguridad pública o la vigilancia. La investigación y el juicio de los crímenes —que antes se sometían a un jurado popular— han permanecido desde entonces en la esfera militar. La nueva ley, aunque viola flagrantemente la disposición constitucional que establece la competencia del jurado en estos casos (Art. 5, inciso XVIII), sigue vigente ante el silencio del Supremo Tribunal Federal, donde se están tramitando acciones al respecto.

¿Nuevos proyectos legislativos, más impunidad?

Paralelamente, se han presentado propuestas legislativas que amenazan con reforzar la impunidad de los agentes del Estado que cometen violaciones de los derechos fundamentales de la población civil. Ya en 2017, el Proyecto de Ley  9432, proponía, entre otras medidas, la exclusión de la ilicitud «cuando el militar en función de mando, ante la inminencia de un peligro o calamidad grave, obligue a los subordinados, por medios violentos, a realizar servicios y maniobras urgentes, para salvar la unidad o vidas, o evitar el desánimo, el terror, el desorden, la rendición, la revuelta».

Durante el gobierno de Bolsonaro, se presentaron otros dos proyectos de ley en este sentido. El primero, rechazado por el Congreso en 2019, formaba parte del llamado «Paquete Anticrimen», encabezado por el entonces ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sérgio Moro. El paquete pretendía ampliar el concepto de legítima defensa a los casos en los que un agente de policía o de seguridad «evita una agresión injusta e inminente» contra sí mismo o contra otra persona, o cuando existe un «riesgo de agresión» a la víctima tomada como rehén (PL  882/2019). La segunda, actualmente en tramitación, aplica para las operaciones de la Garantía de la Ley y el Orden, la presunción de legítima defensa cuando se produzca «la práctica o la inminente práctica» de «actos de terrorismo» o «conductas capaces de causar la muerte o lesiones corporales», «la restricción de la libertad de la víctima, mediante violencia o amenaza grave» o «la portación o el uso ostensible de un arma de fuego» (PL 6125/2019).

Este escenario nos presenta un horizonte trágico de desequilibrio institucional en las relaciones cívico-militares, en el que se combinan, por un lado, el aumento de la violencia y el autoritarismo, y por el otro, el blindaje institucional promovido por la expansión de la justicia militar con miras a la impunidad.

Un camino para evitar la profundización de la erosión de la democracia brasileña y aumentar el riesgo de una ruptura autoritaria, es fortalecer su compromiso con la democracia y los derechos fundamentales. En este sentido, es necesaria y apremiante la limitación de la competencia de la justicia militar. Especialmente, y con mayor urgencia,  en aquellos casos que involucren a civiles.

Citación académica sugerida: Alvim Gomes, Juliana Cesario y Del Río, Andrés. La justicia militar en Brasil: ¿una vía para la impunidad?, Agenda Estado de Derecho, 2022/01/21. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/la-justicia-militar-en-brasil-una-via-para-la-impunidad/

Palabras clave: Brasil, impunidad, justicia militar.

Comparte este artículo en...
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
ACERCA DE LOS AUTORES
Juliana Cesario Alvim Gomes

Profesora adjunta de Derechos Humanos de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG), donde imparte docencia a nivel de pregrado y posgrado. Coordina la Clínica de Derechos Humanos de la UFMG. Doctorado y Máster en Derecho Público por la UERJ y LL.M. de la Facultad de Derecho de Yale, donde también fue investigadora visitante.

Andrés del Río

Profesor adjunto de la Universidad Federal Fluminense. Doctor en Ciencias Políticas IESP-UERJ. Coordinador del Centro de Estudios sobre el Estado, Instituciones y Políticas Públicas NEEIPP/UFF.

Artículos Relacionados

Marcia Aguiluz

Abogada costarricense, Máster en Derecho Internacional y Resolución de Conflictos por la Universidad para la Paz de las Naciones Unidas. Actualmente se desempeña como Directora Legal para América Latina en Women’s Link Worldwide, desde donde ejerce como estratega legal, líder de iniciativa y abogada litigante, con una gran responsabilidad para diseñar y liderar complejos proyectos legales, asimismo, es docente en la Universidad para la Paz, y en diversas universidades de Costa Rica. Anteriormente trabajó en el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) como Directora del Programa para Centroamérica y México, en la Secretaría General de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y como consultora internacional. Marcia se especializa en el litigio estratégico con enfoque de género e interseccional.

Mauricio Alarcón

Director Ejecutivo de Fundación Ciudadanía y Desarrollo, contacto nacional de Transparencia Internacional en Ecuador. Abogado y máster en Dirección y Gestión Pública, así como en Acción Política, Fortalecimiento Institucional y Participación Ciudadana en el Estado de Derecho. Fue miembro suplente de la Asamblea Nacional Constituyente de Ecuador y asesor constitucional en el Consejo de Participación Ciudadana. Fellow del Centro para la Democracia, el Desarrollo y el Estado de Derecho de la Universidad de Stanford. Consultor para organizaciones nacionales e internacionales en temas de derechos humanos, libertad de expresión, acceso a la información, participación ciudadana, transparencia y lucha contra la corrupción.

Ariana Guevara Gómez

Es profesora ayudante e investigadora predoctoral en el Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Tiene un Máster en Democracia y Gobierno, y un Máster en Gobernanza y Derechos Humanos, ambos de la UAM. Es licenciada en Comunicación Social por la Universidad Central de Venezuela. Es integrante del Lab Grupo de Investigación en Innovación, Tecnología y Gestión Pública de la UAM. Su tesis doctoral aborda la relación entre género, tecnologías y sector público, con un especial énfasis en la Inteligencia Artificial. También ha publicado sobre innovación pública y colaboración entre administraciones públicas y ciudadanía. Formó parte del equipo editorial de Agenda Estado de Derecho desde 2020 hasta febrero de 2022.

Catalina Fernández Carter

Abogada de la Universidad de Chile y Magíster en Derecho Internacional de la Universidad de Cambridge. En el ámbito profesional, se ha desempeñado en el extranjero como asistente legal en la Corte Internacional de Justicia y consultora para la International Nuremberg Principles Academy. En Chile, ha trabajado como abogada para el Comité para la Prevención de la Tortura, y actualmente se desempeña en la División de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Asimismo, es académica de Derecho Internacional Público en la Universidad de Chile. Sus áreas de investigación incluyen el derecho internacional de los derechos humanos, la regulación de la actividad policial y su conformidad con estándares internacionales, el derecho internacional humanitario y el derecho penal internacional.

Edison Lanza

Ex Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hasta el 5 de octubre de 2020. Abogado y docente uruguayo egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República de Uruguay (Udelar). Actualmente es senior fellow en El Diálogo Interamericano (The Interamerican Dialogue) y consultor en libertades informativas de UNESCO y organizaciones de la sociedad civil. Se desempeña como Secretario de Relaciones Internacionales y Gobierno Abierto del Gobierno de Canelones (Uruguay).

Docente y conferenciasta en el campo de la libertad de expresión y el derecho a la información en prestigiosas universidades, entre ellas American University (Washington), Unam (México), Universidad Carlos III (España), Stanford (California), Universidad del Pacífico (Perú), UBA (Argentina) Universidad Diego Portales (Chile), Udelar (Uruguay) y Universidad de los Andes (Colombia). Periodista, columnista y colaborador asiduo en distintos medios de comunicación.

José Luis Caballero Ochoa

José Luis Caballero Ochoa es Licenciado en Derecho por el Tecnológico de Monterrey, Campus Chihuahua; Maestro en Derecho, por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de España. Diplomado en derechos humanos y procesos de democratización por la Universidad de Chile. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores. Es académico – investigador en el Departamento de Derecho en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, del que fue su Director por seis años. Actualmente es Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas. Ha participado o participa en diversas comisiones o consejos públicos, ciudadanos y académicos en México, entre los que destacan: el Consejo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal; la Junta Directiva del Instituto Federal de la Defensoría Pública; el Comité Consultivo del Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; el Comité Académico y Editorial del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, entre otros. Docente en diversos programas académicos en materia de derecho constitucional y derechos humanos en centros de educación superior nacionales, y ponente en congresos y foros académicos especializados en México, Argentina, Brasil, Chile, Guatemala, Colombia, España, Estados Unidos y Perú. Su papel como consultor y especialista ha implicado la elaboración de proyectos de ley, dictámenes técnicos bajo la figura de amicus curiae y peritajes internacionales. Su obra publicada consiste en más de 80 capítulos de libros y artículos en revistas especializadas sobre derecho constitucional, derechos humanos y derecho internacional de los derechos humanos, así como algunos libros en estas materias.

Leonel González

Doctorando en Derecho por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina); Master en Derecho Penal y Procesal Penal por Osgoode Hall Law School, Universidad de York (Canadá); Diplomado Latinoamericano sobre Reforma Procesal Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (Chile); Abogado con orientación en Derecho Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Actualmente es el Director de Relaciones Internacionales del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP). Durante 8 años fue el Director del Área de Capacitación del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), organismo internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA), creado en 1999 por resolución de la Asamblea General de la OEA, con sede en Santiago de Chile.

María Luisa Piqué

Fiscal de la Procuración General de la Nación Argentina. Es abogada por la Universidad de Buenos Aires, donde se recibió con diploma de honor, Especialista en derecho penal y procesal penal por la Universidad Torcuato Di Tella y Máster en Derecho por la Universidad de Georgetown. Fue becaria de la Fundación Fulbright y perita de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Es profesora de Garantías Constitucionales del Derecho Penal Sustantivo y Procesal Penal de la Universidad de Buenos Aires, de Género y Derecho Penal en la Maestría en Derecho Penal de la Universidad de San Andrés y profesora invitada en distintas universidades, de grado y posgrado. Es autora de varios artículos en publicaciones académicas sobre temáticas de género y derecho penal y de garantías constitucionales en el proceso penal.

Mariano Fernández Valle

Abogado, Magíster en Derecho y Posgrado en Derecho Constitucional y Derechos Humanos por la Universidad de Palermo. Profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Responsable del Programa para la Aplicación de Instrumentos de Derechos Humanos del Ministerio Público de la Defensa de la Nación. Integrante de la Red Latinoamericana de Académicas/os del Derecho - ALAS. Fue docente en diferentes universidades de Argentina, e investigador y docente en el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Chile. Sus temas de especialización son Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Acceso a la Justicia y No Discriminación.

Silvia Serrano

Abogada colombiana, LLM en International Legal Studies por la Universidad de Georgetown y Máster en Argumentación Jurídica por la Universidad de Alicante. Es candidata a Doctora en Derecho por la Universidad de Georgetown. Actualmente se desempeña como Directora Asociada en el O'Neill Institute for National and Global Health Law y es docente en la Universidad de Georgetown y en programas de especialización y maestría en diversas universidades de América Latina. Anteriormente trabajó en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos donde tuvo varios cargos, principalmente como Coordinadora de la Sección de Casos a cargo de la etapa de fondo y del litigio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

María Dolores Miño

Es abogada por la Universidad San Francisco de Quito, y tiene un LL.M. por el Washington College of Law de American University, con enfoque en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Es candidata para el título de Doctora en Derecho por la Universidad Externado de Colombia. Ha trabajado como especialista en la Relatoría Especial para la Libre Expresión de la CIDH, Fundamedios y la Dirección Nacional de DDHH en Ecuador. Actualmente, es Directora del Observatorio de Derechos y Justicia de Ecuador, docente en la Universidad Internacional del Ecuador, y socia fundadora de Gentium Law Consultores.

Ángel Arellano

Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de la República de Uruguay, magíster en Estudios Políticos por la Universidad Metropolitana de Venezuela y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Santa María con especialización en Gobernabilidad y Gerencia Política por la Universidad Católica Andrés Bello y The George Washington University. Autor del libro «Venezolanos en el Uruguay» (2019). Trabaja como editor de la plataforma Diálogo Político y coordinador de proyectos del Programa Regional Partidos Políticos y Democracia en América Latina de la Fundación Konrad Adenauer.

Angelita Baeyens

Vicepresidenta de incidencia y litigio internacional del Robert F. Kennedy Human Rights. Baeyens lidera la estrategia de incidencia legal en derechos humanos de la organización, incluyendo el litigio de casos de alto impacto ante mecanismos de la ONU y sistemas regionales de protección, en temáticas relacionadas con la protección del espacio cívico y la lucha contra la discriminación, violencia e impunidad. Previamente se desempeñó como oficial de asuntos políticos en la ONU y como oficial de derechos humanos en la CIDH, donde también coordinó la Relatoría sobre personas defensoras. Es profesora adjunta de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown. Recibió su título de abogada de la Universidad de Ibagué, Colombia, y su LL.M en derecho internacional de los derechos humanos de la Universidad de Notre Dame, Estados Unidos.

Leonardo Nemer Caldeira Brant

Juez electo de la Corte Internacional de Justicia, además de profesor y director del Departamento de Derecho Público de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) y fundador del Centro de Derecho Internacional (CEDIN) y del Anuario Brasileño de Derecho Internacional. Tiene un máster de la UFMG y un doctorado de la Universidad París X Nanterre, y ha trabajado como jurista adjunto en el CIJ. Ha sido profesor visitante en el Institut des Hautes Études Internationales de la Université Panthéon-Assas Paris II, la Université Caen Basse-Normandie, la Université Paris-Ouest Nanterre la Défence y el Centro Lauterpacht de Derecho Internacional (Universidad de Cambridge, Reino Unido).

Edward Pérez

Abogado venezolano, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello. LL.M. en derecho internacional de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y Magíster en políticas públicas de la Universidad de los Andes, en Colombia. Actualmente se desempeña como asesor legal senior del Centro de Derechos Reproductivos y docente de la Universidad de los Andes. Fue abogado de la Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Katya Salazar

Directora Ejecutiva de la Fundación para el Debido Proceso (DPLF por sus siglas en inglés) organización regional dedicada a promover el Estado de derecho y los derechos humanos en América Latina. Antes de unirse a DPLF, fue Coordinadora Adjunta de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Comisión de la Verdad de Perú, a cargo de la investigación de graves violaciones de derechos humanos ocurridas durante el conflicto armado interno en ese país. Previamente trabajó en la Adjuntía para los Derechos Humanos de la Defensoria del Pueblo de Perú y formó parte del equipo legal de la Coalición Contra la Impunidad (Alemania) que promovió el procesamiento penal en ese país de militares argentinos responsables de la desaparición de ciudadanos alemanes durante la dictadura argentina. Katya realizó sus estudios de derecho en la Pontifica Universidad Católica del Perú y de maestría en derecho internacional público en la Universidad de Heidelberg, Alemania.

Carlos Arturo Villagrán Sandoval

Experto afiliado al Constitution Transformation Network de la Universidad de Melbourne e investigador asociado de la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. Doctor en Derecho por la Escuela de Derecho de la Universidad de Melbourne y una Maestria en Derecho Público e Internacional en esa misma casa de estudios, y una Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rafael Landívar. Tiene experiencia en gobierno, especificamente en negociacion de tratados y convenciones, litigio en instancias internacionales e implementacion de instrumentos en materia de derechos humanos, y como consultor para organismos financieros internacionales.

Salvador Herencia-Carrasco

Candidato a doctor por la Facultad de Derecho de la Universidad de Ottawa (Canadá). Director de la Clínica de Derechos Humanos del Centro de Investigación y Enseñanza en Derechos Humanos (HRREC) y profesor de la Sección de Derecho Civil de la Universidad de Ottawa. Anteriormente trabajó en la Comisión Andina de Juristas, el Tribunal Constitucional y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos del Perú. Sus áreas de investigación son el Sistema Interamericano, Empresas y Derechos Humanos, Derecho Penal Internacional, TWAIL y libertad académica. Integrante del Grupo de Estudios Latinoamericano sobre Derecho Penal Internacional de la Fundación Konrad Adenauer.

Alfonso Herrea

Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Derecho Constitucional por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y en Derecho Constitucional y Ciencia Política por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (Madrid). Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Guerrero (México). Es Investigador Nacional nivel I del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT, México). En representación de México es miembro del Grupo de Justicia Constitucional y Derechos Fundamentales del Programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer.