Venezuela: informarse en tiempos de pandemia

22 de Julio del 2020
Venezuela: informarse en tiempos de pandemia

A finales de junio, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hizo un llamado de atención sobre los obstáculos para ejercer la libertad de expresión y el derecho a la información en Venezuela: se ha documentado el cierre de operaciones de uno de los principales servicios de televisión por suscripción, el bloqueo de medios digitales, y la detención de periodistas y personal de salud que ha informado sobre la evolución del coronavirus en el país. Se trata, como señala el organismo, de un “cierre del espacio cívico”, situación que obstaculiza el “ejercicio del rol democrático”.

En tiempos de pandemia, los venezolanos están aún más desconectados. El 19 de mayo de 2020, muchos televidentes encontraron, sorpresivamente, una alerta en sus pantallas: “Sin señal del satélite”. 

Cerca de 1,9 millones de suscriptores pasaron a tener fuera de órbita su servicio de televisión por suscripción. Ese día, Directv apagó su señal para Venezuela. Según varias versiones, la empresa estadounidense decidió retirar su operación local debido a las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos y por la ausencia de acuerdos con autoridades venezolanas.

Casi 10 millones de familias asistieron a la escena en la que ocurrió la reducción de la oferta informativa y de entretenimiento para los venezolanos: el cese de la señal del único servicio satelital que cubría 45% del mercado de TV paga a escala nacional. Esta no solo era la empresa más grande del sector de telecomunicaciones, también arropaba toda la geografía nacional, incluso llegaba a zonas donde no hay rastros de los servicios de internet, telefonía fija o señal para celulares.

La noche anterior al apagón de Directv, en una alocución televisada, las autoridades nacionales reportaron que Venezuela acumulaba 618 casos de contagios por el nuevo coronavirus. Para ese momento, en términos numéricos, el impacto del virus era mucho menos agresivo que en el resto de los países de la región.

Aunque los números eran bajos, las cifras de casos reportados por Covid-19 no eximían a Venezuela. El Global Health Security Index lo ubicó como el país de mayor riesgo en América y uno de los 21 con altas vulnerabilidades en el mundo. En abril, Naciones Unidas lanzó el Plan Global de Respuesta Humanitaria Covid-19 para atender a más de 20 países con emergencias sanitarias, incluida Venezuela. 

Para el momento del apagón de Directv, la nación sudamericana cumplía una cuarentena estricta. Solo operaban algunos sectores priorizados, como mercados, farmacias, establecimientos de comida y otras entregas a domicilio. El resto de la población cumplía, por lo menos oficialmente, medidas de distanciamiento social y de confinamiento. Mientras tanto —así fue en Caracas—, algunos comercios trabajaban a todo riesgo evadiendo las medidas del Estado de alarma dictadas por el gobierno.

Era una época de estadías prolongadas en casa. Más de 17 millones de venezolanos, que suma un poco más de la mitad de población nacional, disfrutaban de los servicios por suscripción. De ellos, 9,5 millones encendían sus televisores conectados a la señal de Directv: 4 de cada 10 familias, según registros oficiales

Con el control remoto de Directv, los usuarios podían hacer zapping, encontrar versiones plurales en torno a la pandemia y una diversidad de contenidos que se extendía por más de 100 canales. Ahí también se contaba una veintena de medios nacionales, públicos y privados, en los que la voz predominante era la gubernamental.

Su parrilla incluía una amplia oferta de medios extranjeros, aunque su programación había mermado en los últimos 15 años. Las medidas de censura impuestas por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) obligaron, a esta y a otras empresas, a retirar del aire cerca de 10 canales internacionales entre 2009 y 2019. La mayoría de ellos era estaciones de noticias como CNN en Español, NTN24 de Colombia, o la Televisión Nacional de Chile. Estos y otros medios fueron silenciados de manera definitiva; otros como Antena 3 o la Deutsche Welle fueron removidos temporalmente, por transmitir contenidos políticos que el gobierno consideraba sensibles.

Estas medidas significaron una vulneración a los derechos a la información y la libertad de expresión, que se consagran en los artículos 57 y 58 de la Constitución de Venezuela. Pero, a pesar de estos cortes en los catálogos de canales, las señales privadas eran una alternativa para el consumo de contenidos diversos en Venezuela. Esto era así no solamente en las zonas urbanas o en las principales ciudades del país. La TV paga se extendía, incluso, en los estados con mayor ruralidad, como Amazonas, la zona indígena más extendida del territorio nacional, donde la televisión privada alcanzaba 134% por cada 100 hogares. En ese estado había 40.000 suscriptores en los servicios de televisión, mientras que los servicios de internet fija o convencional solo sumaban 19.000 clientes.

Los medios digitales tampoco podían ser una opción para compensar la ausencia de diversidad informativa en los medios audiovisuales. El confinamiento impuso un desafío para los ciudadanos: adaptarse y sobrellevar un plan de trabajo o estudio a distancia en un país con una penetración de internet de 59% por cada 100 habitantes. Este porcentaje indica que la brecha digital se extiende entre 4 de cada 10 venezolanos. Además, consumen contenidos con una precaria velocidad de conexión a internet. En promedio nacional, el índice de navegación es inferior a 1,5 megabit por segundo, una cifra que es cuatro veces menor al promedio de América Latina, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y El Caribe y el Laboratorio de Mediciones de Internet (MLAB).

Los usuarios todavía lidian con fallas constantes en los servicios de internet fijo y móvil que ralentizan la experiencia digital. Son frecuentes las interrupciones del servicio eléctrico que desconectan a las familias durante buena parte del día. Durante mayo, por lo menos 20 de los 23 estados del país sufrieron apagones de internet

Además de las fallas técnicas, también hubo medidas que afectaron el acceso a información diversa. El 15 de mayo, Runrunes, un medio digital informativo, empezó a experimentar bloqueos desde Cantv, una empresa estatal que abarca 80% de la torta de los servicios de conexión fija. Este sitio web —que además soporta una de las cuatro escasas unidades de periodismo de investigación que quedan en el país— se sumó a la lista de 139 sitios web bloqueados en Venezuela entre 2019 y 2020, según el Observatorio Abierto de Interferencia de Internet (OONI) y el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS Venezuela). En ese registro ya han entrado los principales medios con fines periodísticos del país.

“Obtener información fiable sobre el brote de la Covid-19 puede ser un salvavidas”, ha insistido la Unesco, pero en Venezuela la prensa tampoco ha sido una opción para tender puentes entre las noticias y los ciudadanos. Al menos 17 periódicos dejaron de circular durante la cuarentena. Algunos de ellos retomaron sus operaciones y, para el 1 de julio de 2020, solo estaban en la calle 22 diarios. La mayoría de ellos imprimen a modo de sobrevivencia, circulan con pocas páginas, con un tiraje bajo y no salen todos los días. Lo hacen una, dos o tres veces por semana, con restricciones de insumos o gasolina que limitan el transporte.

La Covid-19 tomó a Venezuela en medio de una profunda crisis, por razones políticas y económicas, en el ecosistema de medios impresos. El país contaba con 109 periódicos en 2013, pero esa lista se ha achicado. Para 2020, 87 periódicos han desaparecido, algunos han dado el salto a la web y otros han claudicado en el camino.

Los vacíos informativos se hacen cada vez más profundos. Así se puede percibir en los 11 estados donde ningún medio circula de manera impresa. Los kioscos de periódicos han cambiado su razón de ser y eso es lo que menos venden. Esto pasa en las provincias de Amazonas, Apure, Cojedes, Delta Amacuro, Monagas, Nueva Esparta, Portuguesa, Sucre, Trujillo, Vargas y Zulia. 

Pocos medios impresos, estaciones de radio, televisión y medios digitales mantienen la cobertura de la pandemia. Los periodistas reportean pese a los obstáculos con los que operan sus casas editoriales, pero estas no son las únicas limitaciones. 

En las calles han conseguido otras restricciones para informar sobre la Covid-19. Entre el 12 de marzo y el 5 de junio hubo ocho detenciones arbitrarias de periodistas, según IPYS Venezuela. Las prohibiciones para cubrir la pandemia han venido, principalmente, de los cuerpos de seguridad del Estado, y varios de los reporteros han quedado con causas judiciales abiertas luego de haber sido arrestados. Esta situación no solo se trata de una vulneración de la libertad personal, que se sustenta en el artículo 44 de la Constitución, sino que también constituye una amenaza para las garantías del ejercicio del periodismo, según lo establecen los estándares interamericanos de libertad de expresión, publicados por la Organización de Estados Americanos.

Pero los periodistas no han sido los únicos. Espacio Público, una ONG de libertad de expresión, ha documentado cuatro detenciones arbitrarias de médicos, enfermeros y bioanalistas, quienes se atrevieron a denunciar la crisis de salud y las deficiencias para atender la emergencia por la Covid-19.

Para la Organización de Naciones Unidas, la detención en tiempos de coronavirus impone un doble castigo, considerando los grandes riesgos de propagación de enfermedades en centros de detención. Además, David Kaye, relator especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión, instó a los gobiernos a liberar a todos los periodistas encarcelados en el mundo y a detener la criminalización del periodismo. Pese a eso, en Venezuela continúan los arrestos y los obstáculos para quienes ejercen el derecho a informar.

Citación académica sugerida: Chirinos, Mariengracia: Venezuela: informarse en tiempos de pandemia, 2021/05/31. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/venezuela-informarse-en-tiempos-de-pandemia/

Comparte este artículo en...
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
ACERCA DE LA AUTORA
Mariengracia Chirinos

Periodista venezolana, especialista en asuntos de libertad de expresión y derechos digitales. Máster en Comunicación para el Desasarrollo Social (UCAB) y también en Gerencia Pública (IESA). Actualmente, forma parte del equipo de Prodavinci.

Artículos Relacionados

Edgar Ortiz Romero

Abogado egresado de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala y con un Máster en Economía de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. En la actualidad, desempeña el cargo de Editor Asistente en el blog de la International Association of Constitutional Law (IACL) y es Director del área de Estudios Jurídicos en la Fundación Libertad y Desarrollo, un think tank basado en Ciudad de Guatemala. A nivel docente, ejerce como profesor tanto en la Universidad del Istmo como en la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Adicionalmente, es columnista para el periódico guatemalteco La Hora. Sus principales áreas de investigación son el derecho constitucional y el derecho electoral.

Mauricio Alarcón

Director Ejecutivo de Fundación Ciudadanía y Desarrollo, contacto nacional de Transparencia Internacional en Ecuador. Abogado y máster en Dirección y Gestión Pública, así como en Acción Política, Fortalecimiento Institucional y Participación Ciudadana en el Estado de Derecho. Fue miembro suplente de la Asamblea Nacional Constituyente de Ecuador y asesor constitucional en el Consejo de Participación Ciudadana. Fellow del Centro para la Democracia, el Desarrollo y el Estado de Derecho de la Universidad de Stanford. Consultor para organizaciones nacionales e internacionales en temas de derechos humanos, libertad de expresión, acceso a la información, participación ciudadana, transparencia y lucha contra la corrupción.

Ariana Guevara Gómez

Es profesora ayudante e investigadora predoctoral en el Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Tiene un Máster en Democracia y Gobierno, y un Máster en Gobernanza y Derechos Humanos, ambos de la UAM. Es licenciada en Comunicación Social por la Universidad Central de Venezuela. Es integrante del Lab Grupo de Investigación en Innovación, Tecnología y Gestión Pública de la UAM. Su tesis doctoral aborda la relación entre género, tecnologías y sector público, con un especial énfasis en la Inteligencia Artificial. También ha publicado sobre innovación pública y colaboración entre administraciones públicas y ciudadanía. Formó parte del equipo editorial de Agenda Estado de Derecho desde 2020 hasta febrero de 2022.

Catalina Fernández Carter

Abogada de la Universidad de Chile y Magíster en Derecho Internacional de la Universidad de Cambridge. En el ámbito profesional, se ha desempeñado en el extranjero como asistente legal en la Corte Internacional de Justicia y consultora para la International Nuremberg Principles Academy. En Chile, ha trabajado como abogada para el Comité para la Prevención de la Tortura, y actualmente se desempeña en la División de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Asimismo, es académica de Derecho Internacional Público en la Universidad de Chile. Sus áreas de investigación incluyen el derecho internacional de los derechos humanos, la regulación de la actividad policial y su conformidad con estándares internacionales, el derecho internacional humanitario y el derecho penal internacional.

Edison Lanza

Ex Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hasta el 5 de octubre de 2020. Abogado y docente uruguayo egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República de Uruguay (Udelar). Actualmente es senior fellow en El Diálogo Interamericano (The Interamerican Dialogue) y consultor en libertades informativas de UNESCO y organizaciones de la sociedad civil. Se desempeña como Secretario de Relaciones Internacionales y Gobierno Abierto del Gobierno de Canelones (Uruguay).

Docente y conferenciasta en el campo de la libertad de expresión y el derecho a la información en prestigiosas universidades, entre ellas American University (Washington), Unam (México), Universidad Carlos III (España), Stanford (California), Universidad del Pacífico (Perú), UBA (Argentina) Universidad Diego Portales (Chile), Udelar (Uruguay) y Universidad de los Andes (Colombia). Periodista, columnista y colaborador asiduo en distintos medios de comunicación.

José Luis Caballero Ochoa

José Luis Caballero Ochoa es Licenciado en Derecho por el Tecnológico de Monterrey, Campus Chihuahua; Maestro en Derecho, por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de España. Diplomado en derechos humanos y procesos de democratización por la Universidad de Chile. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores. Es académico – investigador en el Departamento de Derecho en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, del que fue su Director por seis años. Actualmente es Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas. Ha participado o participa en diversas comisiones o consejos públicos, ciudadanos y académicos en México, entre los que destacan: el Consejo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal; la Junta Directiva del Instituto Federal de la Defensoría Pública; el Comité Consultivo del Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; el Comité Académico y Editorial del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, entre otros. Docente en diversos programas académicos en materia de derecho constitucional y derechos humanos en centros de educación superior nacionales, y ponente en congresos y foros académicos especializados en México, Argentina, Brasil, Chile, Guatemala, Colombia, España, Estados Unidos y Perú. Su papel como consultor y especialista ha implicado la elaboración de proyectos de ley, dictámenes técnicos bajo la figura de amicus curiae y peritajes internacionales. Su obra publicada consiste en más de 80 capítulos de libros y artículos en revistas especializadas sobre derecho constitucional, derechos humanos y derecho internacional de los derechos humanos, así como algunos libros en estas materias.

Leonel González

Doctorando en Derecho por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina); Master en Derecho Penal y Procesal Penal por Osgoode Hall Law School, Universidad de York (Canadá); Diplomado Latinoamericano sobre Reforma Procesal Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (Chile); Abogado con orientación en Derecho Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Actualmente es el Director de Relaciones Internacionales del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP). Durante 8 años fue el Director del Área de Capacitación del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), organismo internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA), creado en 1999 por resolución de la Asamblea General de la OEA, con sede en Santiago de Chile.

María Luisa Piqué

Fiscal de la Procuración General de la Nación Argentina. Es abogada por la Universidad de Buenos Aires, donde se recibió con diploma de honor, Especialista en derecho penal y procesal penal por la Universidad Torcuato Di Tella y Máster en Derecho por la Universidad de Georgetown. Fue becaria de la Fundación Fulbright y perita de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Es profesora de Garantías Constitucionales del Derecho Penal Sustantivo y Procesal Penal de la Universidad de Buenos Aires, de Género y Derecho Penal en la Maestría en Derecho Penal de la Universidad de San Andrés y profesora invitada en distintas universidades, de grado y posgrado. Es autora de varios artículos en publicaciones académicas sobre temáticas de género y derecho penal y de garantías constitucionales en el proceso penal.

Mariano Fernández Valle

Abogado, Magíster en Derecho y Posgrado en Derecho Constitucional y Derechos Humanos por la Universidad de Palermo. Profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Responsable del Programa para la Aplicación de Instrumentos de Derechos Humanos del Ministerio Público de la Defensa de la Nación. Integrante de la Red Latinoamericana de Académicas/os del Derecho - ALAS. Fue docente en diferentes universidades de Argentina, e investigador y docente en el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Chile. Sus temas de especialización son Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Acceso a la Justicia y No Discriminación.

Silvia Serrano

Abogada colombiana, LLM en International Legal Studies por la Universidad de Georgetown y Máster en Argumentación Jurídica por la Universidad de Alicante. Es candidata a Doctora en Derecho por la Universidad de Georgetown. Actualmente se desempeña como Directora Asociada en el O'Neill Institute for National and Global Health Law y es docente en la Universidad de Georgetown y en programas de especialización y maestría en diversas universidades de América Latina. Anteriormente trabajó en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos donde tuvo varios cargos, principalmente como Coordinadora de la Sección de Casos a cargo de la etapa de fondo y del litigio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Marcia Aguiluz

Abogada costarricense, Máster en Derecho Internacional y Resolución de Conflictos por la Universidad para la Paz de las Naciones Unidas. Actualmente se desempeña como Directora Legal para América Latina en Women’s Link Worldwide, desde donde ejerce como estratega legal, líder de iniciativa y abogada litigante, con una gran responsabilidad para diseñar y liderar complejos proyectos legales, asimismo, es docente en la Universidad para la Paz, y en diversas universidades de Costa Rica. Anteriormente trabajó en el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) como Directora del Programa para Centroamérica y México, en la Secretaría General de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y como consultora internacional. Marcia se especializa en el litigio estratégico con enfoque de género e interseccional.

Ángel Arellano

Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de la República de Uruguay, magíster en Estudios Políticos por la Universidad Metropolitana de Venezuela y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Santa María con especialización en Gobernabilidad y Gerencia Política por la Universidad Católica Andrés Bello y The George Washington University. Autor del libro «Venezolanos en el Uruguay» (2019). Trabaja como editor de la plataforma Diálogo Político y coordinador de proyectos del Programa Regional Partidos Políticos y Democracia en América Latina de la Fundación Konrad Adenauer.

Angelita Baeyens

Vicepresidenta de incidencia y litigio internacional del Robert F. Kennedy Human Rights. Baeyens lidera la estrategia de incidencia legal en derechos humanos de la organización, incluyendo el litigio de casos de alto impacto ante mecanismos de la ONU y sistemas regionales de protección, en temáticas relacionadas con la protección del espacio cívico y la lucha contra la discriminación, violencia e impunidad. Previamente se desempeñó como oficial de asuntos políticos en la ONU y como oficial de derechos humanos en la CIDH, donde también coordinó la Relatoría sobre personas defensoras. Es profesora adjunta de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown. Recibió su título de abogada de la Universidad de Ibagué, Colombia, y su LL.M en derecho internacional de los derechos humanos de la Universidad de Notre Dame, Estados Unidos.

Leonardo Nemer Caldeira Brant

Juez electo de la Corte Internacional de Justicia, además de profesor y director del Departamento de Derecho Público de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) y fundador del Centro de Derecho Internacional (CEDIN) y del Anuario Brasileño de Derecho Internacional. Tiene un máster de la UFMG y un doctorado de la Universidad París X Nanterre, y ha trabajado como jurista adjunto en el CIJ. Ha sido profesor visitante en el Institut des Hautes Études Internationales de la Université Panthéon-Assas Paris II, la Université Caen Basse-Normandie, la Université Paris-Ouest Nanterre la Défence y el Centro Lauterpacht de Derecho Internacional (Universidad de Cambridge, Reino Unido).

Edward Pérez

Abogado venezolano, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello. LL.M. en derecho internacional de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y Magíster en políticas públicas de la Universidad de los Andes, en Colombia. Actualmente se desempeña como asesor legal senior del Centro de Derechos Reproductivos y docente de la Universidad de los Andes. Fue abogado de la Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Katya Salazar

Directora Ejecutiva de la Fundación para el Debido Proceso (DPLF por sus siglas en inglés) organización regional dedicada a promover el Estado de derecho y los derechos humanos en América Latina. Antes de unirse a DPLF, fue Coordinadora Adjunta de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Comisión de la Verdad de Perú, a cargo de la investigación de graves violaciones de derechos humanos ocurridas durante el conflicto armado interno en ese país. Previamente trabajó en la Adjuntía para los Derechos Humanos de la Defensoria del Pueblo de Perú y formó parte del equipo legal de la Coalición Contra la Impunidad (Alemania) que promovió el procesamiento penal en ese país de militares argentinos responsables de la desaparición de ciudadanos alemanes durante la dictadura argentina. Katya realizó sus estudios de derecho en la Pontifica Universidad Católica del Perú y de maestría en derecho internacional público en la Universidad de Heidelberg, Alemania.

Carlos Arturo Villagrán Sandoval

Experto afiliado al Constitution Transformation Network de la Universidad de Melbourne e investigador asociado de la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. Doctor en Derecho por la Escuela de Derecho de la Universidad de Melbourne y una Maestria en Derecho Público e Internacional en esa misma casa de estudios, y una Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rafael Landívar. Tiene experiencia en gobierno, especificamente en negociacion de tratados y convenciones, litigio en instancias internacionales e implementacion de instrumentos en materia de derechos humanos, y como consultor para organismos financieros internacionales.

Salvador Herencia-Carrasco

Candidato a doctor por la Facultad de Derecho de la Universidad de Ottawa (Canadá). Director de la Clínica de Derechos Humanos del Centro de Investigación y Enseñanza en Derechos Humanos (HRREC) y profesor de la Sección de Derecho Civil de la Universidad de Ottawa. Anteriormente trabajó en la Comisión Andina de Juristas, el Tribunal Constitucional y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos del Perú. Sus áreas de investigación son el Sistema Interamericano, Empresas y Derechos Humanos, Derecho Penal Internacional, TWAIL y libertad académica. Integrante del Grupo de Estudios Latinoamericano sobre Derecho Penal Internacional de la Fundación Konrad Adenauer.

María Dolores Miño

Es abogada por la Universidad San Francisco de Quito, y tiene un LL.M. por el Washington College of Law de American University, con enfoque en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Es candidata para el título de Doctora en Derecho por la Universidad Externado de Colombia. Ha trabajado como especialista en la Relatoría Especial para la Libre Expresión de la CIDH, Fundamedios y la Dirección Nacional de DDHH en Ecuador. Actualmente, es Directora del Observatorio de Derechos y Justicia de Ecuador, docente en la Universidad Internacional del Ecuador, y socia fundadora de Gentium Law Consultores.

Alfonso Herrea

Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Derecho Constitucional por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y en Derecho Constitucional y Ciencia Política por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (Madrid). Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Guerrero (México). Es Investigador Nacional nivel I del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT, México). En representación de México es miembro del Grupo de Justicia Constitucional y Derechos Fundamentales del Programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer.