Nuevas narrativas sobre los derechos de las mujeres en casos de violación ¿Qué significa el reciente fallo de la SCJN de México?

17 Septimbre de 2021
Nuevas narrativas sobre los derechos de las mujeres en casos de violación ¿Qué significa el reciente fallo de la SCJN de México?
Fuente: Pixabay

En México se busca impulsar un cambio respecto a la interrupción del embarazo en casos de violación sexual de mujeres que viven en condiciones de desigualdad, discapacidad o infancia.

Violencia y aborto

El relato del derecho contemporáneo está sitiado por la perplejidad. Mientras el sistema institucional busca afianzar en los modelos legales la certeza democrática y ejercicio efectivo de las libertades, la vida cotidiana muestra su verdadero rostro, donde las mujeres son lastimadas por la violencia y la desigualdad estructural que sigue afectando dramáticamente su futuro. 

Las estadísticas en México muestran su realidad y las crudas herramientas de discriminación femenina. Según los datos disponibles, en 2020 diez mujeres fueron asesinadas todos los días. Además, de acuerdo con la información del Consejo Nacional de Población, anualmente hay en México 8 mil 876 hijos de niñas madres. La impunidad, violencia y pobreza son compañeras obligadas en la vida de las niñas y las mujeres.

Sin embargo, dentro de las narrativas de violencia y discriminación contra las mujeres, aparecen destellos de esperanza en México. Una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) del pasado 7 de julio que reconoce un criterio fundamental, sobre la libertad de las mujeres que viven en condición de desigualdad, como las personas con discapacidad o las niñas, para decidir la interrupción legal del embarazo sin importar el tiempo para realizarlo, cuando han sufrido violación. A continuación, algunas reflexiones sobre la sentencia del Alto Tribunal Mexicano. 

México y el aborto en general

La historia del aborto en México ha sido una lucha de las mujeres contra la violencia y la discriminación, esto no solo respecto a los casos de violación. Así, las discusiones sobre el aborto en general hunden sus raíces en los debates sobre las libertades de las mujeres en México.  

Las mujeres, han luchado en pro del aborto durante décadas y pudieron celebrar su primer gran éxito el 24 de abril de 2007cuando se estableció la despenalización del aborto en la Ciudad de México, practicado durante las primeras 12 semanas de gestación.  

La Reforma legal de 2007 levantó lo que se ha denominado la ola verde y se ha manifestado en el cambio de las narrativas sociales y políticas de las libertades de las mujeres: El 20 de julio pasado, el Estado de Veracruz despenalizó el aborto realizado hasta la semana 12. Dicha reforma constitucional local se suma a los recientes cambios legales aprobados en los estados Hidalgo (2021) y Oaxaca (2019).

La sentencia de la SCJN (Amparo en revisión 438/2020)

El Amparo en revisión 438/2018 situó un importante debate constitucional sobre la interrupción legal del embarazo, desde un enfoque pleno de derechos humanos, al considerar el aborto desde el acceso efectivo a la justicia de las mujeres cuando ha habido violación sexual. 

La historia del caso es descarnada. Una joven menor de edad con discapacidad es violada; ella queda embarazada por la agresión y junto con sus padres solicitan a la autoridad sanitaria que se practique el aborto. La autoridad se niega, fundando su negativa en el ordenamiento legal de Chiapas, que establece un plazo máximo (90 días) a partir de la concepción, para llevarlo a cabo en casos de violación. Los padres consideran que dicha negativa viola diversos derechos humanos de la joven y comienzan una batalla ante tribunales para buscar que se declare inconstitucional la temporalidad establecida por la ley penal.  

La disposición del Código Penal del Estado de Chiapas objeto de debate es la siguiente:

Art. 181. No es punible el aborto cuando el embarazo sea consecuencia de violación, si éste se verifica dentro de los noventa días a partir de la concepción o cuando la madre embarazada corra peligro de muerte, o pueda determinarse que el producto sufre alteraciones genéticas o congénitas que den por necesario el nacimiento de éste con trastornos físicos o mentales graves, previo dictamen del médico que la asista, oyendo el dictamen de otros médicos especialistas, cuando fuere posible y no peligrosa la demora (Énfasis del autor).  

Al solicitar el aborto, la menor presentaba un embarazo de 23.4 semanas y tenía parálisis cerebral infantil. El problema que planteaba el asunto era complejo, considerando que el embarazo de la joven estaba muy avanzado, así como por las condiciones de ella, debido a la discapacidad física. Frente a la prohibición de llevar a cabo el aborto debido a la temporalidad establecida en el Código Penal, la Suprema Corte ponderó diversos principios de protección de las libertades de las mujeres para la interrupción legal del embarazo, considerando con atención, los procesos de violencia que se presentan en el caso, y en espacial, la discapacidad y la edad de la joven. 

Se evidencian tres aspectos en la sentencia para decretar la inconstitucionalidad de la temporalidad establecida en el Código Penal:

1. Se señala la necesidad de considerar la perspectiva de género en la ponderación de los derechos de la denunciante, ya que dicha metodología reconoce “la particular situación de desventaja en la cual históricamente se han encontrado las mujeres” (párr. 37)

2. La consideración de la discapacidad de la joven afectada es fundamental para considerar la medida decretada por el tribunal. Señala la sentencia: “La discapacidad debe ser considerada como una desventaja causada por las barreras que la organización social genera al no atender de manera adecuada las necesidades de las personas con diversidades funcionales” (Párr. 44). 

3. Otro de los conceptos considerados en la ponderación constitucional fue el interés superior de la infancia. El alto Tribunal señala que “es un principio vinculante en la actividad jurisdiccional, para todos aquellos casos en que intervengan menores o que puedan verse afectados sus intereses a fin de garantizar su pleno desarrollo y la efectiva protección de sus derechos” (Párr. 76). 

La sentencia considera a la violación sufrida por la adolescente como una violencia que debe ser protegida por los estándares del derecho internacional de los derechos humanos, especialmente considerando la perspectiva de género, los derechos de las personas con discapacidad y los derechos de las niñas. Además, se va a considerar como un elemento esencial de ponderación la violencia hacia la víctima, por su vulnerabilidad evidente, y las obligaciones de protección que tendrá la autoridad:  

El Estado tiene el deber de velar porque en toda controversia jurisdiccional donde se advierta una situación de violencia, discriminación o vulnerabilidad por razones de género, ésta sea tomada en cuenta a fin de visualizar claramente la problemática y garantizar el acceso a la justicia de forma efectiva e igualitaria (Párr. 30).

De acuerdo con la Corte Suprema la temporalidad establecida en la porción normativa, 90 días para realizar el aborto, “supone un total desconocimiento de la dignidad humana y del libre desarrollo de la personalidad de las mujeres gestantes, cuyo embarazo no es producto de una decisión libre y consentida, sino es el resultado de conductas arbitrarias y violentas (violación sexual). (Párr. 138).

En resumidas cuentas, la Suprema Corte consideró inconstitucional la limitación temporal establecida por el Código Penal para practicar el aborto en casos de violación. Dicha inconstitucionalidad es evidente, porque a pesar de que el embarazo estaba avanzado, había sido producto de una violación. Obligar a la mujer a mantener un embarazo no deseado resultado de una violación, es una forma de violencia contra la mujer. 

A manera de conclusión

¿Una sentencia pueden cambiar el rumbo de la protección efectiva de las mujeres? La respuesta como en el caso que se acaba de analizar, puede ser afirmativa, pero no absoluta. Además de la labor institucional, se requiere de nuevas narrativas de los derechos de las mujeres y nuevas perspectivas para considerar sus libertades. Alguna vez leí que la ciencia da más certezas y es más humilde que las ideologías; el debate sobre el aborto requiere más humildad y menos ideologías.

Citación académica sugerida: Cruz Martínez, Mario. Nuevas narrativas sobre los derechos de las mujeres en casos de violación: ¿Qué implica la sentencia de la SCJN de México?. Agenda Estado de Derecho, 2021/09/10. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/nuevas-narrativas-sobre-los-derechos-de-las-mujeres-en-casos-de-violacion/

Palabras claves: interrupción del embarazo, derechos de las mujeres; violación; México

Comparte este artículo en...
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
ACERCA DEL AUTOR
Francisco Javier Urizar Pérez

Profesor e Investigador de Derechos Humanos, Universidad Iberoamericana, Santa Fe, México.

Artículos Relacionados