Colonialidad, el Derecho vivo y los derechos de la naturaleza

15 de Junio de 2022
Colonialidad, el Derecho vivo y los derechos de la naturaleza
Crédito foto: Ambarpatt

Sobre la base de la coyuntura de la Constituyente chilena y una experiencia colombiana, el autor reflexiona sobre las narrativas en torno a los derechos de la naturaleza.

La Convención Constituyente chilena reconoció los derechos de la naturaleza. En los artículos aprobados se destacan dos ejes que sustentan este hecho institucional. El primero, la relación indisoluble de los seres humanos con la naturaleza y, por lo mismo, nuestra interdependencia en una dimensión material; y el segundo, estrechamente relacionado con el buen vivir, que comprende la dimensión inmaterial de los pueblos y las naciones indígenas dentro de una nación pluriétnica, la gestión de su territorio y sus vínculos con el entorno.

En el marco del proceso constituyente  chileno, resulta valioso analizar otras experiencias en la región, que brinden luces sobre los riesgos y potencialidades de las narrativas atinentes a los derechos de la naturaleza, que pasarán por el legislador y por el litigio. No se debe obviar que las actuaciones de actores políticos y sus gestas dentro de contiendas, le dan sustancia a las narrativas de las normas jurídicas, por lo que son esencialmente dinámicas.

Lo anterior se comprende como Derecho vivo y sirve para describir la manera como, en la cotidianidad de grupos plurales en pugna, se llenan de contenido las normas; de ahí que los procesos ocurridos permitan ilustrar riesgos y potencialidades. La Sentencia T-622 de 2016 (Río Atrato) de Colombia es un buen punto de partida para reflexionar al respecto, aun cuando dista de la experiencia chilena, dado el origen jurisprudencial de las narrativas.

Esta decisión judicial muestra dificultades en la aproximación dada desde Colombia, como ejemplo de argumentación problemática visible a partir del Derecho comparado; sin que esto implique dejar de lado sus potencialidades como matriz analítica y de resolución de conflictos dentro del contexto de la crisis eco-social.

El caso colombiano: consulta previa y colonialidad

En la Sentencia T-622 de 2016, la Corte analizó omisiones Estatales –que denominó marasmo institucional– ante la minería ilegal y la deforestación de la cuenca del Atrato. Se trata de territorios étnicos, poblados por comunidades afro, indígenas y campesinas. Como problema jurídico, el Tribunal analizó la vulneración a la cultura y al territorio, y de ahí las amenazas a la supervivencia física, cultural y espiritual de estos colectivos.

Ante estas problemáticas y evidentes transgresiones, para el Tribunal es necesario avanzar en la protección del entorno y el juez debe estar en la vanguardia de esos cambios. Por eso, es él el llamado a generar instrumentos jurídicos que consoliden dinámicas ambientales más justas. Como inspiración, emplea los derechos bioculturales, que obedecen a cosmovisiones de integralidad, interdependencia y no dominación, que deben ser resguardadas a partir del pluralismo.

Con base en lo anterior, junto con la guarda ambiental, enfatizó en la existencia de una constitución cultural, que convoca a valorar y resguardar estas cosmologías y formas de gestión territorial. A esto le denomina enfoque integral, que entiende como la preservación de la biodiversidad y guarda de las culturas que interactúan con ella; junto con el reconocimiento de los pueblos étnicos como sujetos colectivos titulares de derechos fundamentales, para quienes el territorio resulta crucial en su sobrevivencia. Es aquí donde sustenta el reconocimiento del río como sujeto de derechos. Así, la fundamentación parte de la mención a un enfoque eco-céntrico, que el Tribunal contrapone al antropocentrismo y que sustenta en las comprensiones cosmológicas ancestrales de estos grupos.

Conforme con estos lineamientos, la resolución del caso implicó, entre otros aspectos, el amparo de los derechos de estas comunidades; órdenes relativas a la descontaminación, recuperación de los ecosistemas y estudios toxicológicos; planes de acción conjunta para erradicar la minería ilegal; la recuperación de  formas tradicionales de subsistencia y alimentación; y la generación de nuevas instituciones, los guardianes del río, para velar por su integralidad.

Ahora bien, más allá de la riqueza de otras cosmovisiones y las posibilidades de aprender de ellas para la gestión ambiental, lo cierto es que –en el caso colombiano– no son las comunidades étnicas las que traen a colación la comprensión del río como sujeto de derechos. Esto implica, por una parte, que sin su consentimiento o sin un verdadero diálogo horizontal se determina cómo entienden su territorio; y, por la otra, que se asume, desde un Tribunal ubicado en la urbe capitalina, cuál es la ontología y cosmología de diversos pueblos que habitan la cuenca del Atrato.

Lo primero implica el desconocimiento del Convenio 169 de la OIT, que regula la consulta previa cuando quiera que se adopten medidas legislativas o administrativas que afecten sus territorios. Podría alegarse que en este caso se trata de una decisión jurisdiccional; pero, si estos requisitos se exigen para ramas del poder público que cuentan con legitimación democrática directa, como el legislativo, con más razón deben ser tenidos en cuenta para cuerpos colegiados que no la tienen de manera directa. En este sentido, es relevante destacar que los guardianes del río no responden, o al menos no se demuestra en la Sentencia T-622 de 2016, a formas de gobierno tradicionales de estas comunidades, lo que es una imposición institucional.

Lo segundo es una manifestación de colonialidad. El punto de enunciación no son las comunidades oprimidas por el marasmo institucional, sino el juez. No son ellos –los otros– los escuchados, sino la erudición centralizada del Tribunal. Es él quien se proyecta en la decisión y determina cuál es la ontología relacional de estos colectivos para contraponer a una dual occidental, en la que se entiende a la naturaleza como fuente de recursos y sumidero de desperdicios. Esta definición de la otredad, sin que exista un verdadero diálogo de saberes, parte de supuestos y omite los vínculos de parentescos que estos grupos tejen con el entorno. Así, desde una posición jerárquica, la Corte limita, restringe y traduce la comprensión cosmológica de estos colectivos, que —por los parentescos— supera la visión del entorno como sujeto de derechos. Se trata de una reducción equivocada que, para ilustrarla, puede extenderse al hecho de que nosotros no nos limitamos a entender a nuestros familiares, amores o seres queridos como sujetos de derechos, sino como entidades con las que tenemos vínculos emocionales.

Sin embargo, estos yerros no implican que el reconocimiento de los derechos de la naturaleza resulte estático o en un desafuero que deba ser olvidado. Se requiere otra manera de aproximarnos al entorno, sobre todo ante la crisis eco-social; pero, ante todo, es necesario que esto ocurra a partir de un verdadero diálogo de saberes y no de imposiciones o asunciones desde los tribunales. Son las comunidades étnicas, con sus saberes tradicionales, las fuentes de esta información e ilustración; son ellas el punto de enunciación y no el juez a partir de sus proyecciones, prejuicios e imágenes preconcebidas.

Una ventaja del caso chileno es la referencia expresa a estos saberes por parte del constituyente, pero la consolidación del contenido de los derechos de la naturaleza, que se dará a través del Derecho vivo, debe evitar estos problemas que se observan en el caso colombiano: la colonialidad en la enunciación y los obstáculos para el respeto a derechos fundamentales de estos grupos, como la consulta previa.

Citación académica sugerida: Arenas Ferro, Javier Francisco. Colonialidad, el Derecho vivo y los derechos de la naturaleza, Agenda Estado de Derecho, 2022/06/15 Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/colonialidad-el-derecho-vivo-y-los-derechos-de-la-naturaleza/

Palabras clave: colonialidad, convención constituyente, Colombia, Chile, derechos bioculturales, derechos de la naturaleza, derecho vivo, Río Atrato.

Comparte este artículo en...
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
ACERCA DEL AUTOR
Javier Francisco Arenas Ferro

Abogado, Especialista en Derecho Constitucional, Magister en Ambiente y Desarrollo, y Doctor en Derecho Ambiental (Cum laude) por la Universidad Rovira i Virgili. Miembro de GIDCA e investigador asociado del CEDAT.

Artículos Relacionados

Marcia Aguiluz

Abogada costarricense, Máster en Derecho Internacional y Resolución de Conflictos por la Universidad para la Paz de las Naciones Unidas. Actualmente se desempeña como Directora Legal para América Latina en Women’s Link Worldwide, desde donde ejerce como estratega legal, líder de iniciativa y abogada litigante, con una gran responsabilidad para diseñar y liderar complejos proyectos legales, asimismo, es docente en la Universidad para la Paz, y en diversas universidades de Costa Rica. Anteriormente trabajó en el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) como Directora del Programa para Centroamérica y México, en la Secretaría General de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y como consultora internacional. Marcia se especializa en el litigio estratégico con enfoque de género e interseccional.

Mauricio Alarcón

Director Ejecutivo de Fundación Ciudadanía y Desarrollo, contacto nacional de Transparencia Internacional en Ecuador. Abogado y máster en Dirección y Gestión Pública, así como en Acción Política, Fortalecimiento Institucional y Participación Ciudadana en el Estado de Derecho. Fue miembro suplente de la Asamblea Nacional Constituyente de Ecuador y asesor constitucional en el Consejo de Participación Ciudadana. Fellow del Centro para la Democracia, el Desarrollo y el Estado de Derecho de la Universidad de Stanford. Consultor para organizaciones nacionales e internacionales en temas de derechos humanos, libertad de expresión, acceso a la información, participación ciudadana, transparencia y lucha contra la corrupción.

Ariana Guevara Gómez

Es profesora ayudante e investigadora predoctoral en el Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Tiene un Máster en Democracia y Gobierno, y un Máster en Gobernanza y Derechos Humanos, ambos de la UAM. Es licenciada en Comunicación Social por la Universidad Central de Venezuela. Es integrante del Lab Grupo de Investigación en Innovación, Tecnología y Gestión Pública de la UAM. Su tesis doctoral aborda la relación entre género, tecnologías y sector público, con un especial énfasis en la Inteligencia Artificial. También ha publicado sobre innovación pública y colaboración entre administraciones públicas y ciudadanía. Formó parte del equipo editorial de Agenda Estado de Derecho desde 2020 hasta febrero de 2022.

Catalina Fernández Carter

Abogada de la Universidad de Chile y Magíster en Derecho Internacional de la Universidad de Cambridge. En el ámbito profesional, se ha desempeñado en el extranjero como asistente legal en la Corte Internacional de Justicia y consultora para la International Nuremberg Principles Academy. En Chile, ha trabajado como abogada para el Comité para la Prevención de la Tortura, y actualmente se desempeña en la División de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Asimismo, es académica de Derecho Internacional Público en la Universidad de Chile. Sus áreas de investigación incluyen el derecho internacional de los derechos humanos, la regulación de la actividad policial y su conformidad con estándares internacionales, el derecho internacional humanitario y el derecho penal internacional.

Edison Lanza

Ex Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hasta el 5 de octubre de 2020. Abogado y docente uruguayo egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República de Uruguay (Udelar). Actualmente es senior fellow en El Diálogo Interamericano (The Interamerican Dialogue) y consultor en libertades informativas de UNESCO y organizaciones de la sociedad civil. Se desempeña como Secretario de Relaciones Internacionales y Gobierno Abierto del Gobierno de Canelones (Uruguay).

Docente y conferenciasta en el campo de la libertad de expresión y el derecho a la información en prestigiosas universidades, entre ellas American University (Washington), Unam (México), Universidad Carlos III (España), Stanford (California), Universidad del Pacífico (Perú), UBA (Argentina) Universidad Diego Portales (Chile), Udelar (Uruguay) y Universidad de los Andes (Colombia). Periodista, columnista y colaborador asiduo en distintos medios de comunicación.

José Luis Caballero Ochoa

José Luis Caballero Ochoa es Licenciado en Derecho por el Tecnológico de Monterrey, Campus Chihuahua; Maestro en Derecho, por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de España. Diplomado en derechos humanos y procesos de democratización por la Universidad de Chile. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores. Es académico – investigador en el Departamento de Derecho en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, del que fue su Director por seis años. Actualmente es Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas. Ha participado o participa en diversas comisiones o consejos públicos, ciudadanos y académicos en México, entre los que destacan: el Consejo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal; la Junta Directiva del Instituto Federal de la Defensoría Pública; el Comité Consultivo del Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; el Comité Académico y Editorial del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, entre otros. Docente en diversos programas académicos en materia de derecho constitucional y derechos humanos en centros de educación superior nacionales, y ponente en congresos y foros académicos especializados en México, Argentina, Brasil, Chile, Guatemala, Colombia, España, Estados Unidos y Perú. Su papel como consultor y especialista ha implicado la elaboración de proyectos de ley, dictámenes técnicos bajo la figura de amicus curiae y peritajes internacionales. Su obra publicada consiste en más de 80 capítulos de libros y artículos en revistas especializadas sobre derecho constitucional, derechos humanos y derecho internacional de los derechos humanos, así como algunos libros en estas materias.

Leonel González

Doctorando en Derecho por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina); Master en Derecho Penal y Procesal Penal por Osgoode Hall Law School, Universidad de York (Canadá); Diplomado Latinoamericano sobre Reforma Procesal Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (Chile); Abogado con orientación en Derecho Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Actualmente es el Director de Relaciones Internacionales del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP). Durante 8 años fue el Director del Área de Capacitación del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), organismo internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA), creado en 1999 por resolución de la Asamblea General de la OEA, con sede en Santiago de Chile.

María Luisa Piqué

Fiscal de la Procuración General de la Nación Argentina. Es abogada por la Universidad de Buenos Aires, donde se recibió con diploma de honor, Especialista en derecho penal y procesal penal por la Universidad Torcuato Di Tella y Máster en Derecho por la Universidad de Georgetown. Fue becaria de la Fundación Fulbright y perita de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Es profesora de Garantías Constitucionales del Derecho Penal Sustantivo y Procesal Penal de la Universidad de Buenos Aires, de Género y Derecho Penal en la Maestría en Derecho Penal de la Universidad de San Andrés y profesora invitada en distintas universidades, de grado y posgrado. Es autora de varios artículos en publicaciones académicas sobre temáticas de género y derecho penal y de garantías constitucionales en el proceso penal.

Mariano Fernández Valle

Abogado, Magíster en Derecho y Posgrado en Derecho Constitucional y Derechos Humanos por la Universidad de Palermo. Profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Responsable del Programa para la Aplicación de Instrumentos de Derechos Humanos del Ministerio Público de la Defensa de la Nación. Integrante de la Red Latinoamericana de Académicas/os del Derecho - ALAS. Fue docente en diferentes universidades de Argentina, e investigador y docente en el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Chile. Sus temas de especialización son Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Acceso a la Justicia y No Discriminación.

Silvia Serrano

Abogada colombiana, LLM en International Legal Studies por la Universidad de Georgetown y Máster en Argumentación Jurídica por la Universidad de Alicante. Es candidata a Doctora en Derecho por la Universidad de Georgetown. Actualmente se desempeña como Directora Asociada en el O'Neill Institute for National and Global Health Law y es docente en la Universidad de Georgetown y en programas de especialización y maestría en diversas universidades de América Latina. Anteriormente trabajó en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos donde tuvo varios cargos, principalmente como Coordinadora de la Sección de Casos a cargo de la etapa de fondo y del litigio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

María Dolores Miño

Es abogada por la Universidad San Francisco de Quito, y tiene un LL.M. por el Washington College of Law de American University, con enfoque en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Es candidata para el título de Doctora en Derecho por la Universidad Externado de Colombia. Ha trabajado como especialista en la Relatoría Especial para la Libre Expresión de la CIDH, Fundamedios y la Dirección Nacional de DDHH en Ecuador. Actualmente, es Directora del Observatorio de Derechos y Justicia de Ecuador, docente en la Universidad Internacional del Ecuador, y socia fundadora de Gentium Law Consultores.

Ángel Arellano

Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de la República de Uruguay, magíster en Estudios Políticos por la Universidad Metropolitana de Venezuela y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Santa María con especialización en Gobernabilidad y Gerencia Política por la Universidad Católica Andrés Bello y The George Washington University. Autor del libro «Venezolanos en el Uruguay» (2019). Trabaja como editor de la plataforma Diálogo Político y coordinador de proyectos del Programa Regional Partidos Políticos y Democracia en América Latina de la Fundación Konrad Adenauer.

Angelita Baeyens

Vicepresidenta de incidencia y litigio internacional del Robert F. Kennedy Human Rights. Baeyens lidera la estrategia de incidencia legal en derechos humanos de la organización, incluyendo el litigio de casos de alto impacto ante mecanismos de la ONU y sistemas regionales de protección, en temáticas relacionadas con la protección del espacio cívico y la lucha contra la discriminación, violencia e impunidad. Previamente se desempeñó como oficial de asuntos políticos en la ONU y como oficial de derechos humanos en la CIDH, donde también coordinó la Relatoría sobre personas defensoras. Es profesora adjunta de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown. Recibió su título de abogada de la Universidad de Ibagué, Colombia, y su LL.M en derecho internacional de los derechos humanos de la Universidad de Notre Dame, Estados Unidos.

Leonardo Nemer Caldeira Brant

Juez electo de la Corte Internacional de Justicia, además de profesor y director del Departamento de Derecho Público de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) y fundador del Centro de Derecho Internacional (CEDIN) y del Anuario Brasileño de Derecho Internacional. Tiene un máster de la UFMG y un doctorado de la Universidad París X Nanterre, y ha trabajado como jurista adjunto en el CIJ. Ha sido profesor visitante en el Institut des Hautes Études Internationales de la Université Panthéon-Assas Paris II, la Université Caen Basse-Normandie, la Université Paris-Ouest Nanterre la Défence y el Centro Lauterpacht de Derecho Internacional (Universidad de Cambridge, Reino Unido).

Edward Pérez

Abogado venezolano, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello. LL.M. en derecho internacional de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y Magíster en políticas públicas de la Universidad de los Andes, en Colombia. Actualmente se desempeña como asesor legal senior del Centro de Derechos Reproductivos y docente de la Universidad de los Andes. Fue abogado de la Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Katya Salazar

Directora Ejecutiva de la Fundación para el Debido Proceso (DPLF por sus siglas en inglés) organización regional dedicada a promover el Estado de derecho y los derechos humanos en América Latina. Antes de unirse a DPLF, fue Coordinadora Adjunta de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Comisión de la Verdad de Perú, a cargo de la investigación de graves violaciones de derechos humanos ocurridas durante el conflicto armado interno en ese país. Previamente trabajó en la Adjuntía para los Derechos Humanos de la Defensoria del Pueblo de Perú y formó parte del equipo legal de la Coalición Contra la Impunidad (Alemania) que promovió el procesamiento penal en ese país de militares argentinos responsables de la desaparición de ciudadanos alemanes durante la dictadura argentina. Katya realizó sus estudios de derecho en la Pontifica Universidad Católica del Perú y de maestría en derecho internacional público en la Universidad de Heidelberg, Alemania.

Carlos Arturo Villagrán Sandoval

Experto afiliado al Constitution Transformation Network de la Universidad de Melbourne e investigador asociado de la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. Su investigación se enfoca en temas relacionados con Governanza Multinivel e Integración de Mercados, Regionalismo Comparado y Derecho Internacional Público. Obtuvo su PhD en la Escuela de Derecho de la Universidad de Melbourne y una Maestria en Derecho Público e Internacional en esa misma casa de estudios, y una Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rafael Landívar. Ha publicado en inglés y castellano, en Latinoamérica e internacionalmente.

Salvador Herencia-Carrasco

Candidato a doctor por la Facultad de Derecho de la Universidad de Ottawa (Canadá). Director de la Clínica de Derechos Humanos del Centro de Investigación y Enseñanza en Derechos Humanos (HRREC) y profesor de la Sección de Derecho Civil de la Universidad de Ottawa. Anteriormente trabajó en la Comisión Andina de Juristas, el Tribunal Constitucional y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos del Perú. Sus áreas de investigación son el Sistema Interamericano, Empresas y Derechos Humanos, Derecho Penal Internacional, TWAIL y libertad académica. Integrante del Grupo de Estudios Latinoamericano sobre Derecho Penal Internacional de la Fundación Konrad Adenauer.

Alfonso Herrea

Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Derecho Constitucional por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y en Derecho Constitucional y Ciencia Política por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (Madrid). Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Guerrero (México). Es Investigador Nacional nivel I del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT, México). En representación de México es miembro del Grupo de Justicia Constitucional y Derechos Fundamentales del Programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer.