Chile y Covid-19: algunas lecciones para el proceso constituyente en curso

9 de Julio del 2020
Chile y Covid-19: algunas lecciones para el proceso constituyente en curso

Desde el 18 de marzo, Chile ha estado bajo un Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe. Los Estados de Excepción Constitucional (EEC) son una anomalía en el Estado constitucional y siempre ponen en jaque a la democracia, cuya regla general es el ejercicio regular de los derechos fundamentales. Ahora que nos encontramos en pleno ejercicio del derecho de crisis, es bueno revisar su diseño institucional y complejidades con miras al proceso constituyente próximo.

Sabemos que, excepcionalmente, los derechos se pueden suspender o limitar por acto de autoridad. La exigencia es que exista una habilitación constitucional expresa y una regulación legal de las hipótesis de limitación o suspensión. En la dicotomía libertad/seguridad, sólo en casos calificados, justificados y reglados, tanto constitucional como legalmente, los derechos pueden retroceder. Esto es una garantía mínima del Estado de Derecho.

En breve, y a raíz de lo ocurrido en casi 3 meses bajo Estado de Catástrofe, podemos afirmar que no existe un sistema jurídico general coherente que permita hacer frente a una pandemia grave, sino una anomia o anarquía normativa e institucional. Existe una normativa jurídica de excepción que opera aisladamente, sin interconexión, y pareciera que para cada coyuntura se debe generar una regulación administrativa particular. Esto entra en tensión directa con el sistema de derechos fundamentales.

En especial, el Estado de Excepción Constitucional, con fines de orden público, ha operado de forma paralela al estado de alerta sanitaria, que ha suspendido y limitado derechos sin habilitación constitucional ni regulación legal. Esta situación desfigura el ejercicio del primer estado y empodera de una forma constitucionalmente discutible el segundo. Junto con ello, algunos poderes públicos, con base en la alarma pública, han excedido sus ámbitos competenciales. En resumen, el derecho de crisis chileno es básicamente un “derecho” de situaciones concretas, superado por los hechos (un «no derecho»), bien inspirado, pero con garantías personales inciertas. 

Esto es entendible ante el temor a una pandemia sin precedentes ni solución próxima, cuestión que ha llevado a flexibilizar nuestros criterios con miras al bienestar general. Pero también vale la pena revisar su fundamento y su operatividad. Tal cuestión merece una reflexión, para así evitar que se inaugure el precedente de un Leviatán de excepción.

Las principales acciones jurídicas han sido la declaración del Estado de Excepción de Catástrofe a escala nacional; las medidas tomadas por los alcaldes, que fueron declaradas como ilegales por la Contraloría; el decreto de emergencias sanitarias particulares por medio de actos administrativos del Ministerio de Salud, y el desconocimiento del principio pro operario por parte de la Dirección del Trabajo.

Los Estados de Excepción (art. 39-45 de la Constitución) tienen por finalidad el orden público en situaciones complejas (guerra externa, guerra o conmoción interna, calamidades públicas o graves alteraciones del orden público). Su objeto es ordenar y operar acciones públicas en lugares y momentos determinados. Así, el Estado de Catástrofe ha sido decretado para terremotos, tsunamis o incendios. Es decir, se ejecuta en un lugar y un periodo acotados. Los EEC son la única hipótesis constitucional para alterar el sistema de derechos y garantías constitucionales, como lo señala expresamente el artículo 39 del texto fundamental, con la frase «sólo puede se afectado».

Para hacer frente a la pandemia de la Covid19, se decretó el EEC de Catástrofe por 90 días. Es «el» instrumento constitucionalmente aplicable, pero no está diseñado para hacer frente a la situación actual. No tiene ni puede tener el foco en aspectos sanitarios, debido a las razones que se señalaron anteriormente, cuestión que se hizo evidente al nombrar a un militar a cargo de las zonas en crisis sanitaria como Jefe de la Defensa (exigencia constitucional), y no al Ministro de Salud u otra autoridad de salud. Los militares se han dedicado a labores accesorias durante la pandemia, como el control del tránsito junto con Carabineros, la custodia del toque de queda de 22 a 5 am, mientras la mayoría de la población duerme,  y la requisa de bienes menores. Es decir, el principal instrumento para afrontar una crisis grave opera de una manera secundaria y débil.

Paralelamente, y para paliar el déficit del EEC en materia de salud pública, la autoridad ha decretado la alerta sanitaria, fundada en las normas del Código Sanitario. El artículo 36 faculta al Presidente de la República para otorgar a las autoridades de salud (en este caso a la Subsecretaría de Salud Pública, las Secretarías Regionales Ministeriales de Salud, los Servicios de Salud, el Instituto de Salud Pública, el Fondo Nacional de Salud, la Central Nacional de Abastecimiento y la Superintendencia de Salud) “facultades extraordinarias para evitar la propagación del mal o enfrentar la emergencia”. Concretamente, la alerta sanitaria confirió a las Secretarías Regionales Ministeriales de Salud la facultad de tomar las medidas necesarias para evitar las aglomeraciones, ordenar el aislamiento y la reubicación de personas, denegar el acceso de extranjeros no residentes al país, denegar la entrada a zonas afectadas, prohibir los desembarcos y prohibir el funcionamiento de industrias (art. 3 de los Decretos Nº 4 y Nº 6 del Ministerio de Salud).

Con tal base, la autoridad sanitaria ha decretado cordones y aduanas sanitarias, controles del libre tránsito de las personas, suspensión del ingreso a lugares determinados, y requisas de bienes a empresas privadas, entre ellos vacunas, para destinarlos a las políticas del Ministerio. Acá surge la complejidad. No se cuestiona la decisión de política pública, sino cuál es la habilitación jurídica para restringir la libertad ambulatoria o requisar bienes, únicamente fundamentándose en la frase «facultades extraordinarias», que es un enunciado de textura abierta y contenido indeterminado.

Una cuestión es la ductilidad de la norma, pero otro asunto es su indeterminación y las incertezas del sistema normativo. Debemos tener presente que la única garantía jurídica es la Constitución en su artículo 39, que se explicó anteriormente (sólo se pueden afectar derechos fundamentales en los EEC decretados por el Jefe de la Defensa, situaciones reguladas por la ley de estados de excepción), y la invocación a la ley que hace el artículo 19 Nº 7 de la Constitución sobre la libertad ambulatoria, siendo ésta la vía para establecer límites a este derecho. Pero, en la alerta que vivimos, ha sido un acto administrativo de una autoridad de salud el que suspende el ejercicio de la libertad de locomoción sin toque de queda, y ordena requisar bienes sin habilitación constitucional ni regulación legal.

Junto a ello, ha concurrido que la Dirección del Trabajo afirmó que el Estado de Catástrofe es un caso de fuerza mayor, lo que permite al empleador descontar el día no trabajado durante la cuarentena. Lo cuestionable de la decisión es que la Constitución afirma que en el Estado de Catástrofe sólo pueden suspenderse dos derechos (reunión y locomoción), y limitar uno (propiedad), de modo que el «derecho a la justa remuneración» no puede ser objeto de suspensión o límite, mucho menos de privación como en el caso analizado. Esta parece más bien una medida de política pública general y permanente para casos de ausencia al trabajador por fuerza mayor, en la que se opta por privilegiar el mantenimiento de la fuente laboral (empresa), más que una fijación del sentido y alcance de la legislación laboral.

Todo lo anterior nos obliga a repensar las instituciones de cara al proceso constituyente que tendrá su primer hito con el Plebiscito del 25 de octubre de 2020. No se cuestiona la pertinencia o la idoneidad de las decisiones de la autoridad, pues excede al ámbito de este artículo. Lo que se intenta es mostrar la falta de ordenación e interconexión en el derecho de crisis nacional y la necesidad de rediseñarlo. Que se limiten o suspendan derechos en hipótesis distintas a las constitucionales nos muestra dos cosas: que los EEC deben ser repensados por su escasa utilidad en crisis de esta magnitud, y que el sistema de emergencias ante catástrofes graves se debe rediseñar para el adecuado equilibrio entre derechos y actos de autoridad. 

El proceso constituyente próximo debe abordar varias tareas. Debe instituir un derecho de crisis coherente que gestione eficientemente el sistema y proteja los derechos. Debe disponer de un Estado de Excepción que se fundamente en la seguridad de las personas en un sentido amplio (no sólo el orden público), cuestión que permita nombrar a una autoridad civil o militar según el caso y necesidad. Luego, es necesario que esa autoridad pueda tomar medidas fuertes de un modo centralizado y a escala nacional, pero que se gestionen las decisiones en el ámbito local según las necesidades de cada comunidad.

Para tomar estas medidas, se requiere contar con la facultad de limitar y suspender derechos con la colaboración de las fuerzas armadas y del orden, todo de acuerdo con la Constitución. En particular, los EEC se deben conciliar con la normativa legal respectiva y viceversa, de modo que, por ejemplo, las «facultades extraordinarias» tengan un desarrollo legislativo que establezca una serie de hipótesis de limitación o suspensión de los derechos amparados por la Constitución. Como consecuencia de lo anterior, y para evitar otros dictámenes discutibles, es necesario fijar que los demás órganos del Estado queden impedidos de tomar medidas inconstitucionales. En definitiva, necesitamos pensar un sistema coherente, y la futura Convención Constitucional es el lugar adecuado para hacerlo.

Citación académica sugerida: Jordán, Tomás: Chile y Covid-19: algunas lecciones para el proceso constituyente en curso, 2020/07/09. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/chile-y-covid-19-algunas-lecciones-para-el-proceso-constituyente-en-curso/

Comparte este artículo en...
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
ACERCA DEL AUTOR
Tomás Jordán D.

Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Alberto Hurtado, en Chile. Abogado y Magíster en Ciencia Política de la Universidad de Chile. Fue asesor del Ministerio Secretaría General de la Presidencia para la reforma política y la Nueva Constitución (2014 – 2018), y Secretario Ejecutivo de la Comisión Anticorrupción, Conflictos de Intereses y Tráfico de Influencias (2015). También fue miembro de la Comisión Asesora Presidencial para establecer modificaciones al Sistema Privado de Salud (2014). Ha sido consultor para organismos internacionales como el Banco Mundial e IDEA. 

Artículos Relacionados

Edgar Ortiz Romero

Abogado egresado de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala y con un Máster en Economía de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. En la actualidad, desempeña el cargo de Editor Asistente en el blog de la International Association of Constitutional Law (IACL) y es Director del área de Estudios Jurídicos en la Fundación Libertad y Desarrollo, un think tank basado en Ciudad de Guatemala. A nivel docente, ejerce como profesor tanto en la Universidad del Istmo como en la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Adicionalmente, es columnista para el periódico guatemalteco La Hora. Sus principales áreas de investigación son el derecho constitucional y el derecho electoral.

Mauricio Alarcón

Director Ejecutivo de Fundación Ciudadanía y Desarrollo, contacto nacional de Transparencia Internacional en Ecuador. Abogado y máster en Dirección y Gestión Pública, así como en Acción Política, Fortalecimiento Institucional y Participación Ciudadana en el Estado de Derecho. Fue miembro suplente de la Asamblea Nacional Constituyente de Ecuador y asesor constitucional en el Consejo de Participación Ciudadana. Fellow del Centro para la Democracia, el Desarrollo y el Estado de Derecho de la Universidad de Stanford. Consultor para organizaciones nacionales e internacionales en temas de derechos humanos, libertad de expresión, acceso a la información, participación ciudadana, transparencia y lucha contra la corrupción.

Ariana Guevara Gómez

Es profesora ayudante e investigadora predoctoral en el Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Tiene un Máster en Democracia y Gobierno, y un Máster en Gobernanza y Derechos Humanos, ambos de la UAM. Es licenciada en Comunicación Social por la Universidad Central de Venezuela. Es integrante del Lab Grupo de Investigación en Innovación, Tecnología y Gestión Pública de la UAM. Su tesis doctoral aborda la relación entre género, tecnologías y sector público, con un especial énfasis en la Inteligencia Artificial. También ha publicado sobre innovación pública y colaboración entre administraciones públicas y ciudadanía. Formó parte del equipo editorial de Agenda Estado de Derecho desde 2020 hasta febrero de 2022.

Catalina Fernández Carter

Abogada de la Universidad de Chile y Magíster en Derecho Internacional de la Universidad de Cambridge. En el ámbito profesional, se ha desempeñado en el extranjero como asistente legal en la Corte Internacional de Justicia y consultora para la International Nuremberg Principles Academy. En Chile, ha trabajado como abogada para el Comité para la Prevención de la Tortura, y actualmente se desempeña en la División de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Asimismo, es académica de Derecho Internacional Público en la Universidad de Chile. Sus áreas de investigación incluyen el derecho internacional de los derechos humanos, la regulación de la actividad policial y su conformidad con estándares internacionales, el derecho internacional humanitario y el derecho penal internacional.

Edison Lanza

Ex Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hasta el 5 de octubre de 2020. Abogado y docente uruguayo egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República de Uruguay (Udelar). Actualmente es senior fellow en El Diálogo Interamericano (The Interamerican Dialogue) y consultor en libertades informativas de UNESCO y organizaciones de la sociedad civil. Se desempeña como Secretario de Relaciones Internacionales y Gobierno Abierto del Gobierno de Canelones (Uruguay).

Docente y conferenciasta en el campo de la libertad de expresión y el derecho a la información en prestigiosas universidades, entre ellas American University (Washington), Unam (México), Universidad Carlos III (España), Stanford (California), Universidad del Pacífico (Perú), UBA (Argentina) Universidad Diego Portales (Chile), Udelar (Uruguay) y Universidad de los Andes (Colombia). Periodista, columnista y colaborador asiduo en distintos medios de comunicación.

José Luis Caballero Ochoa

José Luis Caballero Ochoa es Licenciado en Derecho por el Tecnológico de Monterrey, Campus Chihuahua; Maestro en Derecho, por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de España. Diplomado en derechos humanos y procesos de democratización por la Universidad de Chile. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores. Es académico – investigador en el Departamento de Derecho en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, del que fue su Director por seis años. Actualmente es Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas. Ha participado o participa en diversas comisiones o consejos públicos, ciudadanos y académicos en México, entre los que destacan: el Consejo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal; la Junta Directiva del Instituto Federal de la Defensoría Pública; el Comité Consultivo del Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; el Comité Académico y Editorial del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, entre otros. Docente en diversos programas académicos en materia de derecho constitucional y derechos humanos en centros de educación superior nacionales, y ponente en congresos y foros académicos especializados en México, Argentina, Brasil, Chile, Guatemala, Colombia, España, Estados Unidos y Perú. Su papel como consultor y especialista ha implicado la elaboración de proyectos de ley, dictámenes técnicos bajo la figura de amicus curiae y peritajes internacionales. Su obra publicada consiste en más de 80 capítulos de libros y artículos en revistas especializadas sobre derecho constitucional, derechos humanos y derecho internacional de los derechos humanos, así como algunos libros en estas materias.

Leonel González

Doctorando en Derecho por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina); Master en Derecho Penal y Procesal Penal por Osgoode Hall Law School, Universidad de York (Canadá); Diplomado Latinoamericano sobre Reforma Procesal Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (Chile); Abogado con orientación en Derecho Penal por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (Argentina). Actualmente es el Director de Relaciones Internacionales del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP). Durante 8 años fue el Director del Área de Capacitación del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), organismo internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA), creado en 1999 por resolución de la Asamblea General de la OEA, con sede en Santiago de Chile.

María Luisa Piqué

Fiscal de la Procuración General de la Nación Argentina. Es abogada por la Universidad de Buenos Aires, donde se recibió con diploma de honor, Especialista en derecho penal y procesal penal por la Universidad Torcuato Di Tella y Máster en Derecho por la Universidad de Georgetown. Fue becaria de la Fundación Fulbright y perita de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Es profesora de Garantías Constitucionales del Derecho Penal Sustantivo y Procesal Penal de la Universidad de Buenos Aires, de Género y Derecho Penal en la Maestría en Derecho Penal de la Universidad de San Andrés y profesora invitada en distintas universidades, de grado y posgrado. Es autora de varios artículos en publicaciones académicas sobre temáticas de género y derecho penal y de garantías constitucionales en el proceso penal.

Mariano Fernández Valle

Abogado, Magíster en Derecho y Posgrado en Derecho Constitucional y Derechos Humanos por la Universidad de Palermo. Profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Responsable del Programa para la Aplicación de Instrumentos de Derechos Humanos del Ministerio Público de la Defensa de la Nación. Integrante de la Red Latinoamericana de Académicas/os del Derecho - ALAS. Fue docente en diferentes universidades de Argentina, e investigador y docente en el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Chile. Sus temas de especialización son Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Acceso a la Justicia y No Discriminación.

Silvia Serrano

Abogada colombiana, LLM en International Legal Studies por la Universidad de Georgetown y Máster en Argumentación Jurídica por la Universidad de Alicante. Es candidata a Doctora en Derecho por la Universidad de Georgetown. Actualmente se desempeña como Directora Asociada en el O'Neill Institute for National and Global Health Law y es docente en la Universidad de Georgetown y en programas de especialización y maestría en diversas universidades de América Latina. Anteriormente trabajó en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos donde tuvo varios cargos, principalmente como Coordinadora de la Sección de Casos a cargo de la etapa de fondo y del litigio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Marcia Aguiluz

Abogada costarricense, Máster en Derecho Internacional y Resolución de Conflictos por la Universidad para la Paz de las Naciones Unidas. Actualmente se desempeña como Directora Legal para América Latina en Women’s Link Worldwide, desde donde ejerce como estratega legal, líder de iniciativa y abogada litigante, con una gran responsabilidad para diseñar y liderar complejos proyectos legales, asimismo, es docente en la Universidad para la Paz, y en diversas universidades de Costa Rica. Anteriormente trabajó en el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) como Directora del Programa para Centroamérica y México, en la Secretaría General de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y como consultora internacional. Marcia se especializa en el litigio estratégico con enfoque de género e interseccional.

Ángel Arellano

Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de la República de Uruguay, magíster en Estudios Políticos por la Universidad Metropolitana de Venezuela y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Santa María con especialización en Gobernabilidad y Gerencia Política por la Universidad Católica Andrés Bello y The George Washington University. Autor del libro «Venezolanos en el Uruguay» (2019). Trabaja como editor de la plataforma Diálogo Político y coordinador de proyectos del Programa Regional Partidos Políticos y Democracia en América Latina de la Fundación Konrad Adenauer.

Angelita Baeyens

Vicepresidenta de incidencia y litigio internacional del Robert F. Kennedy Human Rights. Baeyens lidera la estrategia de incidencia legal en derechos humanos de la organización, incluyendo el litigio de casos de alto impacto ante mecanismos de la ONU y sistemas regionales de protección, en temáticas relacionadas con la protección del espacio cívico y la lucha contra la discriminación, violencia e impunidad. Previamente se desempeñó como oficial de asuntos políticos en la ONU y como oficial de derechos humanos en la CIDH, donde también coordinó la Relatoría sobre personas defensoras. Es profesora adjunta de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown. Recibió su título de abogada de la Universidad de Ibagué, Colombia, y su LL.M en derecho internacional de los derechos humanos de la Universidad de Notre Dame, Estados Unidos.

Leonardo Nemer Caldeira Brant

Juez electo de la Corte Internacional de Justicia, además de profesor y director del Departamento de Derecho Público de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) y fundador del Centro de Derecho Internacional (CEDIN) y del Anuario Brasileño de Derecho Internacional. Tiene un máster de la UFMG y un doctorado de la Universidad París X Nanterre, y ha trabajado como jurista adjunto en el CIJ. Ha sido profesor visitante en el Institut des Hautes Études Internationales de la Université Panthéon-Assas Paris II, la Université Caen Basse-Normandie, la Université Paris-Ouest Nanterre la Défence y el Centro Lauterpacht de Derecho Internacional (Universidad de Cambridge, Reino Unido).

Edward Pérez

Abogado venezolano, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello. LL.M. en derecho internacional de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y Magíster en políticas públicas de la Universidad de los Andes, en Colombia. Actualmente se desempeña como asesor legal senior del Centro de Derechos Reproductivos y docente de la Universidad de los Andes. Fue abogado de la Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Katya Salazar

Directora Ejecutiva de la Fundación para el Debido Proceso (DPLF por sus siglas en inglés) organización regional dedicada a promover el Estado de derecho y los derechos humanos en América Latina. Antes de unirse a DPLF, fue Coordinadora Adjunta de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Comisión de la Verdad de Perú, a cargo de la investigación de graves violaciones de derechos humanos ocurridas durante el conflicto armado interno en ese país. Previamente trabajó en la Adjuntía para los Derechos Humanos de la Defensoria del Pueblo de Perú y formó parte del equipo legal de la Coalición Contra la Impunidad (Alemania) que promovió el procesamiento penal en ese país de militares argentinos responsables de la desaparición de ciudadanos alemanes durante la dictadura argentina. Katya realizó sus estudios de derecho en la Pontifica Universidad Católica del Perú y de maestría en derecho internacional público en la Universidad de Heidelberg, Alemania.

Carlos Arturo Villagrán Sandoval

Experto afiliado al Constitution Transformation Network de la Universidad de Melbourne e investigador asociado de la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. Doctor en Derecho por la Escuela de Derecho de la Universidad de Melbourne y una Maestria en Derecho Público e Internacional en esa misma casa de estudios, y una Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rafael Landívar. Tiene experiencia en gobierno, especificamente en negociacion de tratados y convenciones, litigio en instancias internacionales e implementacion de instrumentos en materia de derechos humanos, y como consultor para organismos financieros internacionales.

Salvador Herencia-Carrasco

Candidato a doctor por la Facultad de Derecho de la Universidad de Ottawa (Canadá). Director de la Clínica de Derechos Humanos del Centro de Investigación y Enseñanza en Derechos Humanos (HRREC) y profesor de la Sección de Derecho Civil de la Universidad de Ottawa. Anteriormente trabajó en la Comisión Andina de Juristas, el Tribunal Constitucional y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos del Perú. Sus áreas de investigación son el Sistema Interamericano, Empresas y Derechos Humanos, Derecho Penal Internacional, TWAIL y libertad académica. Integrante del Grupo de Estudios Latinoamericano sobre Derecho Penal Internacional de la Fundación Konrad Adenauer.

María Dolores Miño

Es abogada por la Universidad San Francisco de Quito, y tiene un LL.M. por el Washington College of Law de American University, con enfoque en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Es candidata para el título de Doctora en Derecho por la Universidad Externado de Colombia. Ha trabajado como especialista en la Relatoría Especial para la Libre Expresión de la CIDH, Fundamedios y la Dirección Nacional de DDHH en Ecuador. Actualmente, es Directora del Observatorio de Derechos y Justicia de Ecuador, docente en la Universidad Internacional del Ecuador, y socia fundadora de Gentium Law Consultores.

Alfonso Herrea

Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en Derecho Constitucional por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y en Derecho Constitucional y Ciencia Política por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (Madrid). Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Guerrero (México). Es Investigador Nacional nivel I del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT, México). En representación de México es miembro del Grupo de Justicia Constitucional y Derechos Fundamentales del Programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer.