¿Qué significa contar la verdad y asumir la responsabilidad por crímenes internacionales? Los retos de la JEP

7 de Octubre de 2021
¿Qué significa contar la verdad y asumir la responsabilidad por crímenes internacionales? Los retos de la JEP
Crédito foto: JEP

Definir el alcance del deber de aportar a la verdad y reconocer responsabilidad por crímenes internacionales es un reto al que se enfrenta la JEP en Colombia.

El sistema de justicia transicional colombiano otorga beneficios penales, condicionados a que se cumpla con los deberes de contar la verdad, asumir la responsabilidad por crímenes internacionales, reparar a las víctimas y garantizar la no repetición. Los beneficios incluyen la restricción de la libertad de 5 a 8 años fuera de la cárcel para los máximos responsables de los crímenes no amnistiables, acompañada de actividades para reparar a las víctimas, y sanciones inferiores a 5 años, la amnistía o incluso la renuncia a la persecución penal para quienes no sean seleccionados como máximos responsables. Este esquema de incentivos y deberes ha sido denominado régimen de condicionalidad.

Suena razonable ofrecer incentivos a los máximos responsables de los crímenes internacionales para que, a cambio, se comprometan con la paz y el esclarecimiento de lo ocurrido. Sin embargo, tanto en Colombia como en el ámbito internacional, subsiste la necesidad de tener más claridad conceptual sobre lo que se debería exigir como aportes al esclarecimiento de la verdad y como reconocimiento de responsabilidad para justificar la concesión de beneficios extra carcelarios a los máximos responsables de crímenes no amnistiables.

Estos problemas se han planteado en otros contextos internacionales ante graves o masivas violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario. Por ejemplo, el Comité de Amnistías de la Comisión de la Verdad de Sudáfrica estimó que los solicitantes de amnistías no tenían que hacer una revelación completa de las operaciones sino solamente de los hechos relevantes y aceptó que existieran contradicciones o inconsistencias en las versiones siempre que no se refirieran a estos. Cuando encontró que los solicitantes no aportaban detalles sobre actos criminales específicos, sino que se limitaban a un reconocimiento general sin esclarecimiento, el Comité no concedió las las amnistías.

Aunque este precedente se dio en un contexto distinto al colombiano y cuando el derecho internacional con respecto a las amnistías no estaba tan desarrollado como en la actualidad, lo que sucedió en Sudáfrica sirve para ilustrar que la verdad que se debe aportar y el carácter del reconocimiento de responsabilidad son asuntos con alcances distintos que deben ser determinados según las necesidades y los objetivos de cada proceso transicional.

En Colombia, la reforma constitucional que incorporó el Acuerdo Final de Paz estableció que aportar a la verdad significa “relatar, cuando se disponga de los elementos para ello, de manera exhaustiva y detallada las conductas cometidas y las circunstancias de su comisión, así como las informaciones necesarias y suficientes para atribuir responsabilidades”. Además, las normas que desarrollan la Constitución establecieron que la JEP debe “promover la construcción dialógica de la verdad entre los sujetos procesales e intervinientes”.

La amplitud de estas definiciones y la posibilidad de construir dialógicamente la verdad en el proceso judicial plantea cuestiones similares a las de la experiencia sudafricana, que la JEP deberá resolver en cada caso: ¿cómo evaluar la verdad subjetiva que aporta la persona si esta versión contradice la de las víctimas, pero sigue siendo parte de la versión del presunto responsable? ¿qué significa reconocer responsabilidad y cómo se debe hacer esto? 

Por ejemplo, en el Caso 001, la JEP imputó crímenes internacionales a los máximos responsables de las FARC-EP por toma de rehenes y otras privaciones graves de la libertad contra civiles y agentes del Estado, e indicó que: “el reconocimiento que espera la Sala es el de haber dado las órdenes, y el aporte de buena fe de la información concreta a la que tuvieran acceso sobre el modo de ejecución de dichas órdenes, a partir de los reportes periódicos recibidos”. A su vez, indicó que los imputados tenían la posibilidad de negar su responsabilidad en hechos individuales, pero deberían aportar a la verdad sobre los mismos mediante evidencia que permitiera esclarecerlos y absolver las preguntas y demandas de las víctimas.

Los líderes de las FARC-EP aceptaron su responsabilidad, aunque hicieron algunas aclaraciones y observaciones a las imputaciones. Por ejemplo, aceptaron su responsabilidad por haber dado las órdenes y haber participado en la planeación de los secuestros, pero negaron su responsabilidad en algunos hechos por no tener conocimiento de los mismos o no haber ocurrido en sus áreas de operaciones. De otro lado, cuestionaron el peso dado a ciertos informes en desmedro de las versiones voluntarias de los comparecientes, a las cuales, en su sentir, la JEP dio un valor inferior. Específicamente, criticaron la narrativa oficialista de la decisión por despolitizar el conflicto y enfatizaron los límites de esta postura para acceder a la verdad plena al soslayar la verdad subjetiva de los responsables. 

La respuesta de las extintas FARC-EP plantea varios retos, tales como la posibilidad de que en el escenario de “construcción dialógica de la verdad” se puedan controvertir los hechos o conductas determinados por la investigación de la JEP en función de lo que aportan los responsables, sin que esto signifique necesariamente la ausencia de reconocimiento de responsabilidad. A este respecto, hemos planteado algunas ideas. Por ejemplo, la necesidad de que exista espacio para narrar la verdad subjetiva de los comparecientes, que puede ser divergente a la de las víctimas. Aunque es una línea difícil de trazar, es importante que se distinga entre dar explicaciones de los crímenes y justificarlos revictimizando. Situaciones difíciles como estas requieren enfocarse en los hechos relevantes para establecer patrones y políticas de macrocriminalidad que sirvan como rasero para evaluar la verosimilitud de los aportes a la verdad.

También conviene que el reconocimiento de responsabilidad esté acompañado de aportes a la verdad. No debería ser aceptable un reconocimiento de responsabilidad vacío, sin contribuciones al esclarecimiento de lo que ocurrió. En este sentido, deben existir oportunidades para controvertir los hechos y las imputaciones durante el procedimiento dialógico que no sean interpretadas como negación de responsabilidad, pero dentro de las cuales se aporte al esclarecimiento. Estas oportunidades de diálogo permitirían determinar con más claridad cómo hacer el reconocimiento de responsabilidad y de qué manera evaluar si este es satisfactorio o no.

Estos retos conceptuales y prácticos que enfrenta la JEP pueden tener un impacto en el derecho internacional. La forma en que la jurisdicción defina los aportes a la verdad y el alcance del reconocimiento de responsabilidad sería la experiencia global más importante para definir las obligaciones de quienes sean perseguidos en tribunales internacionales o en otros contextos de justicia transicional. De ahí la importancia de estas discusiones. 

Citación académica sugerida: Michalowski, Sabine; Cruz, Michael y Martínez, Hobeth. ¿Qué significa contar la verdad y asumir la responsabilidad por crímenes internacionales? Los retos de la JEP. Agenda Estado de Derecho. 2021/10/07. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/que-significa-contar-la-verdad-y-asumir-la-responsabilidad-por-crimenes-internacionales-los-retos-de-la-jep/

Palabras clave: verdad judicial, reconocimiento de responsabilidad, justicia transicional

Comparte este artículo en...
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Sabine Michalowski

Catedrática de Derecho en la Universidad de Essex y codirectora de la Red de Justicia Transicional de Essex (ETJN). Sus intereses académicos se enfocan, entre otros temas, en el proceso de justicia transicional colombiano.

Hobeth Martínez Carrillo

Investigador Sénior, School of Law, University of Essex.

Michael Cruz Rodríguez

Investigador Sénior, School of Law, University of Essex.

Artículos Relacionados