19 de Agosto de 2022

Populismo Digital en Brasil: las respuestas estatales y privadas

Populismo Digital en Brasil: las respuestas estatales y privadas

Presentación del especial para AED sobre las reacciones estatales y de la iniciativa privada para contener las negativas consecuencias del populismo digital en Brasil.

Populismo clásico vs populismo digital

El uso de las redes sociales y de la estructura de Internet para la propagación de discursos populistas de carácter antidemocrático es actualmente conocido como populismo digital. Un fenómeno político que preocupa no solo a los países latinoamericanos sino a todo el mundo.

El populismo clásico es una categoría de múltiples significados. Sin embargo, cómo destacan Hernández y Barzága hay rasgos en los que coinciden sus principales estudiosos:

«i. La composición difusa y transversal (interclasista) de su categoría central, el “pueblo”, construida a partir de un discurso amplio, en no pocos casos considerado demagógico.

ii. Presencia de un líder como representante de uno o más grupos excluidos en oposición a las elites o al establishment; los cuales son “responsabilizados” de promover la dicotomización antagónica del espacio político.

iii. Papel catalizador de un liderazgo carismático en la construcción de la acumulación de fuerzas para oponerse al establishment constituido”.

Como característica central del populismo está la figura de un líder carismático, “presentado como un mesías, que suele afirmarse como salvador del país, estableciendo una conexión emocional con el electorado que espera la catarsis del sistema político y la solución de las demandas sociales insatisfechas”.

Aunque existen otros análisis teórico-empíricos, para fines de este proyecto utilizamos la categoría de populismo como un “estilo político” propuesta por Moffitt & Tormey. El populismo como estilo político es una concepción centrada en las estrategias comunicativas de los dirigentes políticos, particularmente en los elementos discursivos que posibilitan la polarización entre “nosotros” y “ellos”, entre el “pueblo puro” y los enemigos internos o externos y en las estrategias de comunicación directa utilizadas que son muy útiles para analizar el populismo digital. 

Populismo digital

El populismo digital o ciberpopulismo mantiene las mismas características del populismo clásico pero el líder evita las instituciones de intermediación social, buscando el contacto directo con el pueblo y lo hace por medio de la comunicación digital. “Esto porque, Internet y la comunicación en red que la caracteriza han provocado una descentralización de la comunicación, permitiendo que polos individuales externos a las élites mediáticas, políticas y a los agentes del campo del periodismo, puedan difundir libremente sus mensajes”. La gran ventaja, por lo tanto, es la capacidad del líder populista de difundir su discurso para una parcela muy importante de la población y de electores sin intermediarios del discurso.

Sanches Frías destaca algunas características do ciberpopulismo como la recusa en aceptar las reglas del juego democrático, el discurso anti-élite y anticorrupción, la diseminación de discurso de odio y la producción de desinformación y teorías de conspiración. No hay dudas de que la estrategia de los líderes populistas parece tener mucho éxito en Internet.

Esto puede ser explicado tanto por la estructura misma de Internet, que permite una conversación descentralizada, que incluye un número muy grande de participantes, sin los filtros de veracidad y chequeo del periodismo tradicional, pero igualmente se explica por una utilización perspicaz de las consecuencias del modelo de negocio de las grandes plataformas digitales. 

Empresas como Google, YouTube, Twitter, Facebook, Instagram (entre otras) poseen un modelo de negocio que se basa en atraer un gran número de usuarios a coste “cero” y construir sobre ellos un conjunto de datos valiosos que les permitan ofrecer servicios altamente específicos u oportunidades publicitarias personalizadas para anunciantes, partidos políticos, empresas, entre otros. . Los usuarios pagan con sus datos y su atención los servicios ofrecidos por estas empresas.

Para vender la atención de los usuarios finales a los anunciantes, es necesario saber el mayor número de cosas sobre ellos. La capacidad de ofrecer diferentes anuncios a diferentes audiencias requiere conocimiento sobre las audiencias y, por lo tanto, la recopilación de cantidades cada vez mayores de datos sobre los usuarios finales. Es la lógica del capitalismo digital, que según Zuboff, impulsa a las empresas hacia la vigilancia y la gobernanza privada.

Sin embargo, las mismas herramientas que generan dinero publicitario para las empresas (viralidad, orientación individual de mensajes, colocación de anuncios junto a videos, uso de servicios automatizados (bots u ordenadores zombis)) también hacen con que la proliferación de la desinformación, los discursos de odio y la interferencia electoral sea tan eficiente en el espacio digital. Además, el ambiente digital que expone a las personas siempre a las mismas opiniones, discusiones y perspectivas –filter bubbles – crea un espacio privilegiado para los discursos populistas.

Existe un consenso bastante profundo sobre la afectación que el populismo digital puede causar en la calidad de la democracia y en el Estado Derecho. Al ser un fenómeno conexo con la desinformación el populismo digital impacta directamente en la capacidad de los electores de decidir basados en hechos verídicos y con información de calidad. En este sentido, el desprestigio de los medios de comunicación profesionales es un elemento recurrente en el populismo digital. 

Experiencia brasileña

En América Latina, Brasil es el país más emblemático para discutir el tema, debido a las estrategias iniciadas en la campaña presidencial del actual mandatario del país Jair Bolsonaro. La campaña presidencial de 2018 ha sido marcada por un uso intenso de las redes sociales para divulgar las propuestas e interactuar con los electores.

Sin embargo, uno de los usos más perversos del populismo digital en Brasil ha sido poner en duda la credibilidad del proceso electoral y de la fiabilidad de las urnas electrónicas. Proceso que sigue adelantándose en las actuales elecciones que se realizarán en octubre de este año.    

Debido a la amenaza que el populismo digital representa a la democracia los poderes judicial y legislativo en Brasil han reaccionado firmemente en dos aspectos. Por un lado, buscando excluir determinados grupos y líderes del movimiento bolsonarista de las redes sociales. Por otro, exigiendo una respuesta y compromiso de las empresas de Internet que han respondido con medidas de autorregulación específicas para el contexto electoral brasileño.       

El proyecto Populismo Digital en Brasil: las respuestas estatales y privadas que se publicará en varias entregas de artículos de análisis para el portal Agenda Estado de Derecho tendrá como objetivo analizar en Brasil las reacciones estatales y las reacciones de la iniciativa privada para contener las consecuencias nefastas del populismo digital especialmente relacionados con la interferencia electoral, manipulación política, desinformación y discursos de odio.

Para cumplir este objetivo el proyecto analizará desde las decisiones judiciales relacionadas al tema, los programas de cooperación entre el TSE (Tribunal Superior Electoral) y las empresas, las propuestas legislativas relacionadas a la temática, hasta las iniciativas de autorregulación de las empresas de Internet en el país.

La relevancia del proyecto está justificada por la relación del tema con la calidad de las discusiones públicas y la necesidad de fortalecer las instituciones democráticas en América Latina. Las elecciones en Brasil -y las reacciones estatales y privadas para frenar el populismo digital- servirán de importante guía para contextos electorales semejantes y seguramente marcarán la agenda para el sector público y privado preocupados por el deterioro democrático de la región.

El proyecto está organizado en tres fases. La primera fase está relacionada con las respuestas de los actores privados -especialmente de las redes sociales- para intentar frenar el populismo digital y sus temas conexos como la desinformación. El objetivo de la primera fase es identificar si existen y cuáles son las iniciativas de autorregulación que buscan mejorar la calidad del debate público en el espacio digital y especialmente proteger el contexto electoral en Brasil.

La segunda fase procura identificar las decisiones judiciales en Brasil que se han ocupado de los temas relacionados al populismo digital y cómo el poder judicial viene intentando responder a este fenómeno. En esta ocasión también se hará énfasis a la iniciativa de la justicia electoral en Brasil de buscar cooperación con las empresas privadas para combatir la desinformación electoral en las redes sociales.

La tercera fase procurará identificar iniciativas de regulación de las redes sociales en Brasil y su posible conexión con los temas que afectan el sistema democrático y los temas relacionados con el populismo digital.

Lo que se pretende al final es tener un panorama claro de cómo en Brasil actores privados y estatales -poder judicial y legislativo- han reaccionado al uso del espacio digital la para la propagación de discursos populistas de carácter antidemocrático y que afectan de manera profunda el contexto electoral del país y sus instituciones democráticas.  

Palabras clave: Populismo digital, Brasil, Populismo

Citación académica sugerida: Walter de Santana, Anna Luisa & Archegas, João Gabriel. Populismo Digital en Brasil: las respuestas estatales y privadas. Agenda Estado de Derecho, 2022/08/19. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/populismo-digital-en-brasil-las-respuestas-estatales-y-privadas-parte-1/

Comparte este artículo en...
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
ACERCA DE LOS AUTORES
Anna Luisa Walter de Santana

Consultora especialista en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Doctora en Derecho por la Pontificia Universidad Católica del Paraná, Brasil, con estancia doctoral en la Universidad de los Andes, Colombia. Magíster en Derecho del Estado por la Pontificia Universidad Católica de São Paulo. Miembro del Consejo Ejecutivo de la Academia Latinoamericana de Derechos Humanos y Empresas.

João Gabriel Archegas

Estudiante de la graduación en derecho por la Pontificia Universidad Católica del Paraná, Brasil. Investigador en la Clínica de Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Paraná, donde investiga las relaciones entre democracia, empresas y derechos humanos.

Artículos Relacionados