En la mira: mujeres migrantes y refugiadas venezolanas en Colombia

27 de Noviembre del 2020
En la mira: mujeres migrantes y refugiadas venezolanas en Colombia

Los procesos migratorios vienen acompañados, en muchos casos, de múltiples formas de violencia, la cual se acentúa en el caso de la mujer migrante. En efecto, la mujer migrante se enfrenta a una violencia estructural, que se vuelve un poco retorcida, insinuante, escurridiza, y que tiene un componente visible y otro más intangible, pero no por eso menos traumático. En el caso de la mujer migrante venezolana, esta violencia llega a tener dos dimensiones, una interna resultante de las mentiras que necesita decir en su hogar de origen sobre su situación real, y una externa derivada del contexto en el que acaba de llegar. Huyendo de lo que consideran una “mala vida”, las mujeres venezolanas llegan a Colombia con un objetivo en mente: ser soporte económico para sus familiares en Venezuela. En el camino se encuentran con una realidad que les choca de frente: a menudo están obligadas a someterse a la prostitución, y de allí, a la muerte, es solo un paso.

Contexto actual

Colombia, país que, por historia común, contingencia territorial, doble nacionalidad colombo-venezolana de muchos ciudadanos, lazos familiares y movimientos informales transfronterizos, acoge alrededor de un tercio del éxodo migratorio venezolano mundial, que según la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha llegado a casi 5,1 millones de personas. Sin embargo, está relación migratoria está enmarcada en una distintiva vulnerabilidad que ha afectado en especial, a la mujer migrante venezolana.

En este sentido podemos establecer que el flujo migratorio venezolano hacia Colombia se ha feminizado. En  efecto, 52% de los migrantes venezolanos en Colombia son mujeres, y ha experimentado un considerable aumento durante el período 2017-2019. Por otro lado, hablando en términos geográficos, podemos decir que la mayor concentración de la migración venezolana en Colombia al finalizar 2019 se encontraba en el Distrito Capital de Bogotá. Puesto es números esto es 1.771.237 de migrantes venezolanos en el país, de los cuales 352.431 se encuentran en Bogotá, es decir, el 19,9%.

Este marco general es el contexto relativo a los datos que muestran, a su vez, el crecimiento del número de casos de muerte de mujeres venezolanas en Colombia en el trienio 2017-2019, 349 en total. En promedio, entre los años 2017 y 2019, se ha producido un feminicidio de una mujer venezolana en Colombia cada 11,5 días; aunque si tomamos en cuenta las muertes violentas producto de accidentes, suicidios, y muertes naturales observamos que, en dicho trienio, ha muerto en promedio una mujer venezolana cada 3 días.

En septiembre 2019, ya se denunciaba la situación de extrema vulnerabilidad y violencia que vivían las mujeres venezolanas migrantes en Colombia. Podemos ver el trabajo recopilatorio de casos en el “Mapa interactivo de casos de mujeres venezolanas migrantes y refugiadas fallecidas y desaparecidas en el extranjero” donde se denunciaba la situación de emergencia. Por otro lado, las cifras de las mujeres venezolanas migrantes fallecidas en Colombia llegan desde reportes oficiales del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Colombia, de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol -Policía Nacional de Colombia (DIJIN) y desde informes de Organizaciones No Gubernamentales y Agencias de la Organización de Naciones Unidas. Además, utilizando los datos recolectados por la DIJIN, se puede construir un perfil tipo de la mujer venezolana víctima de feminicidio en Colombia en el trienio 2017-2019: se trata de una mujer de alrededor de 27 años, con, por lo menos, estudios de primaria, no vinculada a grupos ilegales, no casada y con una situación laboral precaria.

Ahora bien, a pesar de ser Bogotá Distrito Capital el lugar que más concentra la migración venezolana en Colombia, en relación con las muertes violentas, observamos que los departamentos fronterizos del Norte de Santander y de La Guajira suman el 46,21% del total, 38 y 23 casos respectivamente. El dato aumenta aún más si consideramos solo los asesinatos; en este caso los dos departamentos antes mencionados suman 24 casos, que corresponde al 52,17% del total de asesinatos de mujeres venezolanas migrantes en el trienio 2017-2019 en todo el país. 

El departamento del Norte de Santander ha resultado ser, hasta ahora, el lugar más violento para las mujeres venezolanas en Colombia. A pesar de acoger a 202.727 migrantes venezolanos a finales de 2019 -el 11,45% del total nacional-, los datos de violencia, especialmente los de feminicidio de mujeres venezolanas, lo ubican en el primer lugar en el país en relación con la desprotección que las mujeres venezolanas experimentan diariamente. Esta desprotección y vulnerabilidad está generalizada en dicho departamento y golpea a toda la población, tal y lo como lo ha demostrado el informe del 2019 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Fundación Progresar Perfiles de la Desaparición en el Norte de Santander, el Norte de Santander fue una de las pocas regiones de Colombia, en donde desaparecieron de manera forzada una persona cada 30 horas durante el año 2018. (Ver “Perfiles de la desaparición en norte de Santander”)

Es importante mencionar, como elemento de reflexión y de contexto, el informe del Observatorio de feminicidios de Colombia y la Red Feminista Antimilitarista “Vivas nos queremos. Feminicidios de migrantes venezolanas en Colombia. Enero a abril de 2019”, el cual evidencia como la particular situación de múltiples conflictos internos que vive Colombia pone, aún más en peligro, la integridad física de las mujeres venezolanas migrantes, ya que estamos frentes a un país que representa un contexto particularmente hostil para el acceso a los derechos fundamentales de la población y en específico ahora de los y las migrantes, un país, donde, proliferan las mafias que lucran sobre la explotación sexual, cosificando los cuerpos y las vidas de las mujeres venezolanas migrantes.

Finalmente, podemos afirmar que la mejora de las condiciones de vida y de desarrollo humano de las mujeres venezolanas migrantes en Colombia, pasa por una mejora integral de la situación de las mujeres en el territorio colombiano. El país sudamericano está viviendo un repunte de la violencia generalizada y una agudización de la violencia de género. En este escenario no es pensable apuntar a una mejora de las condiciones de vida de las mujeres venezolanas migrantes sin entender la urgencia de una acción estatal rápida y contundente para intervenir en todo el territorio, acabar con la impunidad y hacer efectivos los mecanismos de acceso a la justicia para las mujeres en general.  El actual orden y régimen de género vigente en las estratificaciones del aparato del estado colombiano, menoscaba a la base el principio de igualdad y autodeterminación del individuo, colocando a las mujeres en una condición de subalternidad, intervenida también por distintos factores de interseccionalidad.

Nota de los autores

Este artículo es un resumen de un estudio universitario: Violencia contra mujeres migrantes venezolanas en Colombia, 2017-2019: Estado de la cuestión, georreferenciación y análisis del fenómeno. El estudio ha sido publicado en julio de 2020 y ha sido realizado por Diego Battistessa, investigador del Instituto de estudios Internacionales y europeos “Francisco de Vitoria” de la Universidad Carlos III de Madrid.

Citación académica sugerida: Heredia Blanco, Jassir; Battistessa, Diego: En la mira: mujeres migrantes y refugiadas venezolanas en Colombia, 2020/11/27, https://agendaestadodederecho.com/en-la-mira-mujeres-migrantes-y-refugiadas-venezolanas-en-colombia/

Comparte este artículo en...
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
ACERCA DE LOS AUTORES
Jassir Heredia Blanco

Abogada especializada en DDHH interculturales, pueblos indígenas y presidenta de la ONG “Un Grano de Arena”.

Diego Battistessa

Docente e Investigador delInstituto de Estudios Internacionales y Europeos “Francisco de Vitoria” – UC3M. Latinoamericanista especializado en Cooperación Internacional, DDHH, Migraciones y Refugio

Artículos Relacionados