10 de Noviembre de 2021

Vacunación contra el Covid-19 en Latinoamérica: avances y desafíos pendientes

Vacunación contra el Covid-19 en Latinoamérica: avances y desafíos pendientes
Crédito foto: Pexels

¿Cuáles son los principales avances y retos del proceso de vacunación contra el Covid-19 en Latinoamérica?

A casi un año de la aplicación de las primeras dosis de las vacunas contra el Covid-19 en los países latinoamericanos, a la fecha la región cuenta con cerca del 40% de su población completamente vacunada, pero se enfrenta a complejos escenarios de inequidad y desinformación que la alejan del objetivo global de alcanzar la inmunidad de rebaño y poner fin a los efectos de la pandemia.

¿Cómo va la vacunación en Latinoamérica?

El proceso de vacunación contra el SARS-CoV-2 (Covid-19) en la región tiene, al menos, tres avances que deben ser resaltados. Primero, que desde diciembre del 2020 hasta julio del 2021 se logró la puesta en marcha de los esquemas de inmunización en todos los Estados de la región.

Gráfica 1. Personas que han recibido al menos una dosis de las vacunas contra el Covid-19

Segundo, que en el marco de la Estrategia Global de Vacunación la ONU se propuso alcanzar la inmunización del 40% de la población de todos los países del mundo en el 2021 y del 70% en junio del 2022. En este marco, a la fecha, diez países de la región liderados por Chile a lo largo del proceso ya han alcanzado —incluso, superado— esta meta.

Gráfica 2. Porcentaje de la población que ha recibido la vacunación completa contra el Covid-19

Tercero, que la ampliación de cobertura de los esquemas de vacunación en Latinoamérica ha generado un descenso considerable de las cifras de nuevos contagios y, afortunadamente, de fallecimientos por causa del Covid-19. Si bien para junio de este año Suramérica registraba una tasa de muertes per cápita que superaba hasta ocho veces la cifra mundial, en la actualidad (finales de octubre) los casos de la región están incluso por debajo de Reino Unido y Estados Unidos.

Gráfica 3. Casos de Covid-19 confirmados en países Latam

¿Cuáles son los desafíos vigentes?

A pesar de los avances en Latinoamérica, aún hay dos retos vigentes y de gran impacto en el proceso de inmunización: la asimetría en el acceso a las vacunas contra el Covid-19 –materializada en diferentes niveles– y la abstención.

La desigualdad en al acceso a las vacunas a nivel global, regional y nacional

Como lo han alertado la ONU y la OMS —de manera reiterada—, y como fue expuesto por varios Estados en el reciente periodo de sesiones de la Asamblea General, el acceso a la vacuna contra el Covid-19 se ha presentado de manera asimétrica. En febrero de este año, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, denunció que diez países habían acaparado el 75% de las vacunas y, recientemente, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo destacó que, para septiembre, una de dos personas provenientes de países desarrollados había accedido por lo menos a una dosis de la vacuna. Mientras que en países pobres la relación de personas inmunizadas correspondía al de un ciudadano por cada 33.

En el nivel interamericano, el pasado 25 de octubre, la CIDH y la REDESCA expresaron su preocupación por la falta de acceso universal y equitativo a las vacunas en las Américas, llamando a la solidaridad regional con los países de menos renta, a pesar de los pronunciamientos de organismos internacionales dirigidos a garantizar la implementación de esquemas de vacunación a la luz del principio de igualdad. Para entender la dimensión del problema es necesario tener en cuenta que la brecha de acceso a las vacunas se presenta en tres niveles: global, regional y local.

A escala mundial, el panorama es complejo. Mientras que, en octubre, en Norteamérica y Europa más del 60% de la población ha accedido aunque sea a una dosis de la vacuna; en África esto solo ha ocurrido con el 7.1% de la ciudadanía, aproximadamente. Incluso, la OMS, en la primera semana de noviembre, alertó que los países de bajos ingresos han recibido el 0,4% de las vacunas del mundo.

 A escala regional, y en particular en Latinoamérica, la tendencia no varía sustancialmente respecto al panorama global. Por un lado, los esquemas de vacunación en los diferentes países de la región han iniciado en distintos tiempos y, en especial, con periodos de diferencia hasta de seis meses, como ocurrió entre México y Haití.

Por otro lado, las cifras de octubre de Cuba, Chile, Uruguay y Brasil, que dan cuenta de la aplicación de al menos una dosis de la vacuna a más del 70% de la población, contrastan con los datos de Haití y Nicaragua, que reportan, de manera aproximada, un 0,5 % y 8,4% de habitantes vacunados, respectivamente.

Gráfica 4. Distribución de personas total y parcialmente vacunadas contra el Covid-19

Por último, esta asimetría se extiende a los propios esquemas de vacunación a escala nacional. Si bien desde la fase de planeación gran parte de los Estados definieron criterios de priorización para salvaguardar el derecho a la igualdad, la implementación de tales esquemas ha reflejado una distribución inequitativa de las vacunas.

Estados como Colombia, Perú o Argentina han reflejado una brecha territorial —con prevalencia de las ciudades principales— y socioeconómica en la que hogares con mayor capacidad económica han accedido con más rapidez a las vacunas. Lo anterior, sumado a los obstáculos a los que se han enfrentado ciertas comunidades, como la población migrante o los pueblos históricamente discriminados.

Escepticismo: principal barrera para alcanzar los esquemas de vacunación

Además de las brechas de acceso a las vacunas contra el Covid-19, el avance de los esquemas se ha visto afectado por la abstención ciudadana. En el marco de la encuesta Global Covid-19 tendencias e impacto, se logró documentar que en Argentina, Bolivia, Colombia y Nicaragua el 20% de la población participante manifestó la persistencia de dudas sobre la viabilidad de la vacunación.

Entre las principales razones del escepticismo se encuentran: los efectos secundarios del proceso de inmunización, la incertidumbre sobre su seguridad, efectividad y necesidad, la desconfianza en el Gobierno o, en una menor proporción, motivos religiosos.

Gráfica 5. Razones para el escepticismo hacia las vacunas contra el Covid 19. Vía El País

Gráfica 5. Razones para el escepticismo hacia las vacunas contra el Covid 19. Vía El País

Soluciones y debates pendientes para superar la pandemia

Aunque gradualmente la pandemia ha pasado a un segundo plano, la amenaza sigue y seguirá vigente a escala global por al menos dos años más, según la apuesta de la OMS. La utopía realizable es que esta crisis sea historia para 2023, y aunque los avances y datos expuestos no son malos, podrían y deben ser mejores. Ya es claro que los efectos negativos de la pandemia no son solo respecto a la salud física y mental de las personas, sino que son multidimensionales: el normal funcionamiento del sector público y privado, las economías, la alimentación, el trabajo, los derechos fundamentales, las relaciones interpersonales, etc.

Entre los desafíos de mayor relevancia que identificamos están la incertidumbre y, a la vez, la necesidad de segundas o terceras dosis de las vacunas. Ante la cantidad de recursos económicos que implicaría la masificación de esas nuevas dosis: ¿cómo afrontar la brecha de acceso?

En cuanto a los países más rezagados, no hay que olvidar que la premisa clave para superar la pandemia es que “nadie estará seguro, hasta que todos estemos seguros”. Para que eso sea una realidad, la producción y distribución descentralizada de las vacunas es una alternativa para disminuir tanto los costos como el rápido acceso, a fin de completar el 60% de la población promedio que falta por ser inoculada y para mejorar las cifras de las personas más necesitadas que, aunque lo desean, no han podido vacunarse.

En cuanto a los escépticos, según sea el avance de la vacunación, en los respectivos países se deberán abrir o profundizar los debates en relación con la implementación de medidas más restrictivas frente aquellas personas que se reúsan a vacunarse. Por ejemplo, limitación de acceso a lugares públicos, vuelos, centros educativos, lugares de trabajo, generación de impuestos, etc.

En paralelo y como ultima ratio, el derecho público global, regional y nacional deberá enfrentar un difícil problema jurídico que radica en definir si la vacunación obligatoria será necesaria, razonable y proporcional para superar la pandemia.

Citación académica sugerida: Juan C. Herrera & Cindy Espitia M. Vacunación contra el Covid-19 en Latinoamérica: avances y desafíos pendientes. Agenda Estado de Derecho. 2021/11/10. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/vacunacion-contra-el-covid-19-en-latinoamerica/

Palabras clave: Covid-19, igualdad, vacunación

Comparte este artículo en...
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
ACERCA DE LOS AUTORES
Cindy Espitia Murcia

Abogada y Comunicadora Social y Periodista. Magíster en Derecho Internacional de la Universidad de La Sabana (Colombia). Profesora de cátedra de los programas de Comunicación y Derecho de la misma Institución. Investigadora y consultora en derechos humanos y justicia transicional.

Juan C. Herrera
Juan-C.-Herrera

Ha trabajado para la Corte Constitucional de Colombia y en el Instituto Max Planck de Derecho Público Comparado y Derecho Internacional Público en Heidelberg-Alemania. También como docente e investigador de la Universidad de los Andes (Bogotá) y de la Universitat Pompeu Fabra UPF (Barcelona). En paralelo a la docencia e investigación, se dedica a la consultoría con entidades públicas y privadas sobre derecho público y asuntos latinoamericanos.

Artículos Relacionados