21 de Junio de 2022
Entrevista a Diego García-Sayán. Parte II

Mujeres en los sistemas de justicia: un camino difícil en el pasado y en el presente según el Relator de las Naciones Unidas Diego García Sayán

Mujeres en los sistemas de justicia: un camino difícil en el pasado y en el presente según el Relator de las Naciones Unidas Diego García Sayán

Entrevistamos al relator para la Independencia judicial de las Naciones Unidas sobre su importante función en el mundo y con énfasis en esta segunda entrega sobre las mujeres en los sistemas judiciales.

ACERCA DEL ENTREVISTADO

Diego García-Sayán

Diego García Sayán
Crédito: Semanario Universidad

Relator Especial de las Naciones Unidas para la independencia de magistrados y abogados desde 2016. Fue juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos durante dos mandatos consecutivos; representante del Secretario General de las Naciones Unidas para los Acuerdos de Paz en El Salvador; Presidente del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias; miembro del Grupo de Reforma del Sistema de Administración de Justicia de las Naciones Unidas y Jefe de la Misión Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Guatemala durante las elecciones generales de 2007. En su país de origen (Perú), fue Ministro de Justicia, Ministro de Asuntos Exteriores y Presidente de la Comisión de Alto Nivel para diseñar y construir el Museo de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social.

Entrevista

En 2021, la oficina del Relator Especial sobre la independencia de magistrados y abogados dedicó un informe a la participación de las mujeres en la administración de justicia. El documento se elaboró con base en 64 respuestas a un cuestionario enviado a representantes de varios Estados, organismos internacionales y regionales de derechos humanos, asociaciones de jueces y fiscales, y organizaciones de la sociedad civil, y destacó los avances y retos pendientes en esta materia.

“Debemos reconocer que ha habido una evolución en los últimos años. Actualmente hay más mujeres en el sistema judicial que hace 30 o 40 años”, destaca Diego García-Sayán. Europa es la región con más presencia de juezas, con una media de 54%, seguida por la región de las Américas. Asia, por su parte, es la región con el porcentaje más bajo de mujeres en la justicia.

Vale la pena destacar un caso incluido en el informe del Relator Especial: en Chile, las mujeres no solo representan 60% del total de jueces, sino que, además, entre 2016 y 2021 el número de juezas ha aumentado mucho más que el de jueces hombres. Estos datos, entonces, son una muestra del avance, aunque sea tímido en algunos casos, hacia la paridad de género en los sistemas de justicia.

Pese a eso, el camino no está exento de obstáculos y hay evidencias de los desafíos aún pendientes. García-Sayán destaca que las mujeres son minoría en las altas cortes, y eso se manifiesta en prácticamente todas las regiones. “Hay problemas para que las mujeres alcancen posiciones relevantes en las altas cortes. No estamos ante una ausencia de mujeres, sino ante una presencia que todavía es muy secundaria”, puntualiza.

A esta realidad se suma otro elemento que señala García-Sayán: “Los prejuicios y los estereotipos de género siguen afectando a las mujeres que tienen presencia en los sistemas judiciales. Hay una tendencia universal a asignarle a las mujeres ciertos roles. Por ejemplo, se les pide que trabajen en áreas consideradas más sociales, en el ámbito laboral, pero en temas como el combate del crimen organizado, del narcotráfico o de otros hechos delictivos, o de las grandes decisiones del sistema, las mujeres quedan relegadas”.

También, destaca el relator, las condiciones de trabajo y de ascenso en la carrera judicial afectan de una manera diferenciada a las mujeres, debido, en buena parte, a los roles de género y las desigualdades estructurales que se observan más allá de las instituciones judiciales y que permean en ellas. “Cuando me reuní con magistradas de distintas regiones del mundo para elaborar el informe, incluso las de países escandinavos, me comentaban lo mismo: hay dificultades para ingresar a las altas esferas judiciales por una serie de restricciones que no son formales. Por ejemplo, la necesidad de hacer cursos adicionales y reuniones en horarios fuera de la jornada laboral hace que muchas mujeres calificadas no puedan ascender”. Esto ocurre, entre otras cosas, por el reparto desigual que todavía existe en las labores de cuidado, que recaen de manera desproporcionada en las mujeres.

Un ejemplo se puede encontrar en Perú, donde se exige un título de posgrado para ascender en la carrera judicial. “En términos abstractos, puede ser muy razonable. Pero cuando vemos la práctica, puede tener un efecto de exclusión de las mujeres”.

Otro elemento que puede influir en la presencia y las condiciones de trabajo de las mujeres es la violencia y el acoso sexual. Como destaca el informe del Relator Especial, los estereotipos de género también juegan un rol importante en culturas organizacionales que permiten este tipo de hechos. El documento destaca que en El Salvador, México, Honduras y Guatemala las juezas han informado sobre la violencia que han sufrido en el desempeño de sus funciones, solo por el hecho de ser mujeres.

Medidas y recomendaciones

Para atender esta realidad compleja, García-Sayán señala que deben existir políticas y normas que establezcan de manera explícita medidas para contribuir con la presencia de las mujeres en las altas funciones judiciales. En concreto, aboga por el establecimiento de cuotas, como una forma temporal de hacer frente a la situación. “Mi posición es que, a la larga, una obligación de este tipo tendría que desaparecer porque sería innecesaria. Pero en una etapa de transición, sí es importante que exista”.

De hecho, el informe señala que, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se debe avanzar para que, en el año 2030, 50% de los puestos en el sistema de justicia sean ocupados por mujeres. Ya hay algunos casos en la región que pueden servir de ejemplo. Concretamente en Costa Rica, las leyes de cuotas han contribuido con el aumento del número de mujeres en las cortes, como destaca el informe del Relator Especial. García-Sayán señala que en México el principio de la paridad está establecido en la Constitución, pero solo aplica a los Tribunales Federales, por lo que el reto persiste en la Suprema Corte.

“Si se promueve la participación de las mujeres, se presentarán excelentes candidatas porque hay una formación masiva en las facultades de Derecho. Nadie podrá decir que no hay suficientes mujeres que estudian esta carrera en Latinoamérica, pero tiene que haber una política explícita”.

El informe del Relator destaca otras medidas como la capacitación institucional sobre asuntos de género y la incorporación de estos temas como un aspecto transversal de las políticas públicas; la eliminación de los estereotipos que impiden el avance de las mujeres en sus carreras dentro del sistema judicial; la generación de incentivos para que las mujeres puedan prepararse para los exámenes de ascenso y, entre otras cosas, la promoción de la participación de la sociedad civil y las universidades en actividades de seguimiento de las políticas sobre la materia.

Palabras clave: igualdad de género, Latinoamérica, mujeres en el sistema judicial.

Citación académica sugerida: Agenda Estado de Derecho. Mujeres en los sistemas de justicia: un camino difícil en el pasado y en el presente según el Relator de las Naciones Unidas Diego García Sayán, 2022/06/21. Disponible en: https://agendaestadodederecho.com/mujeres-en-los-sistemas-de-justicia-un-camino-dificil-en-el-pasado-y-en-el-presente-segun-el-relator-de-las-naciones-unidas-diego-garcia-sayan/

Comparte este artículo en...
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
ACERCA DEL EQUIPO AUTOR
blank
Juan-C.-Herrera